El PSOE de Avilés propone congelar todos los impuestos menos el IBI, que subiría nueve euros de media

El Impuesto de Bienes Inmuebles dejará en las arcas municipales 16,6 millones el próximo año. / MARIETA

El equipo de gobierno plantea bajar el tipo para evitar mayores aumentos y el recibo medio pasaría de los 254 euros de este año a 263 el próximo

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Los avilesinos solo pagarán el próximo año más al Ayuntamiento por el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). El equipo de gobierno presentó ayer una propuesta de Ordenanzas Fiscales para 2018 que pasa por la congelación de todos los impuestos, tasas y precios públicos excepto la 'contribución', que sigue subiendo como consecuencia de la revisión catastral realizada hace cinco años.

El equipo de gobierno incluye en su propuesta, como ha hecho en años anteriores, una rebaja en el tipo aplicable al IBI para amortiguar parte de la subida obligada por esa revisión. De aprobarse, el recibo medio de la 'contribución' pasaría de los 254 euros anuales de este año a 263 en 2018, es decir, subiría nueve euros.

La concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, presentó ayer a la oposición esta propuesta para iniciar hoy las negociaciones con el objetivo de aprobar las ordenanzas en el Pleno de este mes de octubre, el próximo día 19. «Proponemos mantener congeladas las tasas y precios públicos como venimos haciendo desde hace años, pese a que el coste se haya incrementado con el tiempo y a que mantenemos un importante volumen de bonificaciones», indicó la edil.

Más noticias

En cuanto al IBI, la propuesta pasa por rebajar el tipo del 0,071 de este ejercicio a 0,070. Según aclaró, de esta forma se amortiguaría la subida que de mantenerse el tipo que se aplica ahora sería del 6,6%; pero no compensa toda la subida por lo que, según explicó, «también permite al Ayuntamiento obtener los ingresos previstos para 2018».

De aprobarse la propuesta de Ordenanzas Fiscales que presentó ayer el equipo de gobierno para el próximo ejercicio, el Ayuntamiento recaudaría 16,6 millones de euros por este impuesto. El IBI es la principal fuente de financiación de las administraciones locales y su peso en la economía municipal es cada vez mayor ante la bajada de los ingresos por otros impuestos, especialmente los relacionados con la construcción y actividad económica, debido a la crisis.

Arranca ahora la negociación entre el gobierno socialista y los grupos de la oposición. De no haber acuerdo los avilesinos pagarían el próximo año un 6,6% más por el IBI que este año. El pasado ejercicio finalmente el PSOE logró ese acuerdo con el PP tras aceptar algunas de las propuestas hechas por los populares, lo que permitió la aprobación de las ordenanzas fiscales.

La concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, reconoció que el escenario político es ahora todavía más complicado que el año pasado. En todo caso, se mostró confiada de poder alcanzar un acuerdo que permita la aprobación de los impuestos para 2018. «Es una negociación compleja en un escenario político complejo, pero soy optimista y confío en que los grupos políticos van a ser responsables y pensarán más en resolver lo que atañe a los avilesinos que en sus cuestiones internas», apuntó.

Escenario de debate

A pesar de la complejidad de la Corporación en cuanto a división del voto al estar formada por seis partidos políticos distintos, esta negociación sobre los impuestos y tasas para el próximo ejercicio, a priori, se presentaría más sencilla que el año pasado, cuando se introdujeron varias novedades en las ordenanzas fiscales como las bonificaciones al pago de las plusvalías, lo que convirtió a Avilés en el único Ayuntamiento asturiano con este tipo de compensación para los ciudadanos.

En las ordenanzas del próximo ejercicio sólo se prevé la introducción de una nueva tasa relacionada con el cobro a las empresas eléctricas por los tendidos que ocupan cielo y subsuelo de la ciudad.

En años anteriores el centro de los debates políticos han sido o bien los nuevos impuestos o las bonificaciones, o bien el porcentaje de subida. En la propuesta actual sólo se da uno de los parámetros y en este caso para producirse una bajada, la reducción del tipo que se aplica al IBI.

Los socialistas plantean la congelación de lo que pagan los avilesinos por la viñeta, las plusvalías, el impuesto de construcción y el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), pero también se pagaría el próximo año lo mismo en los recibos de agua y basura, en la zona azul, los parkings o en las actividades de las fundaciones de deportes y cultura.

Si finalmente el PSOE no encontrase respaldo suficiente en el Pleno podría llegar a darse la paradoja de que el año próximo los avilesinos pagasen más por el IBI que la propuesta que realiza el equipo de gobierno, ya que la aplicación del porcentaje de subida catastral prorrateado a diez años se aplica de forma automática.

Aún así, hay otros escenarios posibles en este debate, por ejemplo, que hubiera un acuerdo de la oposición para rebajar alguno de los impuestos, tasas o precios públicos que se pagan actualmente. En todo caso, la concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, insistió en la disposición del equipo de gobierno a llegar a un acuerdo y aseguró que están «abiertos a todas aquellas propuestas que nos permitan mantener un nivel de ingresos que garantice la prestación de calidad de los servicios públicos y nos permita atender las diferentes demandas y necesidades de esta ciudad».

Y es que, aunque siempre se realiza el debate político por separado, lo cierto es que esta primera votación sobre las ordenanzas fiscales (ingresos) es clave para la próxima que se producirá en el ámbito económico, el presupuesto municipal (gasto).

Fotos

Vídeos