«Pudo haber sido una desgracia»

Los propietarios de El Cafetón explican lo sucedido, ayer horas después del incendio, con los restos del disfraz del Antroxu apilados en la plaza de la calle de El Sol. / MARIETA

Un incendio en la decoración de antroxu de El Cafetón deja sin luz e internet durante horas a varias calles del centro

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Nadie se imaginaba un contraste tan grande de imágenes en la calle de El Sol entre la medianoche del miércoles y la madrugada de ayer jueves. Llega el antroxu y es una de las vías más simbólicas de los chigres antroxaos. El bar El Cafetón es una referencia, tanto por la temática casi siempre sarcástica con la vida municipal que envuelve su disfraz exterior, como por el esmero de propietarios, trabajadores y clientes en dedicarle horas al 'atuendo'. Este año no había sido menos. Carlos, Mari y los suyos le daban los últimos retoques a una obra de la que estaban especialmente orgullosos. Unas horas después, todo se había convertido en cartones y embalajes destrozados y reducidos por el fuego de un incendio declarado de madrugada, que se sospecha que fue provocado y que alimenta la leyenda negra del concurso de chigres antroxaos. El Cafetón se suma a la lista de bares que se quedaron a última hora sin disfraz.

El incendio se declaró pasadas las cinco y media de la madrugada de ayer. Una fuerte explosión despertaba a los vecinos de la calle de El Sol. «Fue como un petardo de los gordos, que luego siguieron muchas explosiones pequeñas, era como una traca», declararon a LA VOZ algunos de ellos. Alertados, saltaron fuera de sus camas, subieron las persianas y, al ver llamas reflejadas en los ventanales del Palacio de Valdecarzana, llamaron por teléfono a la Policía Local, que ya había sido advertida minutos antes.

Según ha podido saber este periódico, un cliente de un hotel de La Fruta vio arder el 'disfraz' de El Cafetón e intentó separar los materiales para dificultar la propagación de las llamas, dejándolos esparcidos por la calle y plaza de El Sol. Esto facilitó, a la llegada de los bomberos, la extinción del incendio a nivel del suelo, pero el 'espectáculo' estaba en los cables que cruzan la fachada del edificio y que dan suministro de luz e internet a la calle y a las adyacentes. Al calentar con el fuego comenzaron a explotar, e hizo falta una mezcla especial para la extinción.

El fuego afectó al balcón del primer piso, pero no causó daños en el interior del bar, que ayer tenía previsto reabrir por la tarde, ya sin disfraz exterior, pero con la decoración de sus paredes, mesas y barras intacta. Tampoco hubo que lamentar daños personales. En el inmueble solo reside un vecino en el tercer piso, que había abandonado su vivienda minutos antes del incendio.

La Policía Local requirió rápidamente la presencia de técnicos de EdP, que cortaron la luz por seguridad. Las tareas de reconstrucción de la línea de la calle dejaron sin suministro no solo a El Sol, sino a otras zonas del centro, aunque el problema se solucionó al mediodía. También fue necesario restablecer el servicio de internet, cortado durante varias horas.

Los técnicos de la compañía eléctrica descartaron un cortocircuito como causa del incendio. La Policía Local trasladó ayer a la Nacional este primer análisis por si se pudiera tratar de un fuego provocado, sospecha que ya tenían de madrugada los bomberos trasladados a la zona. De hecho, llegaron a inspeccionar otros chigres antroxaos para comprobar si sufrían daños.

«Vaya susto, pudo haber sido una desgracia», lamentaban ayer los propietarios de El Cafetón, que no entendían cómo pudo incendiarse sola la estructura de cartón «que estaba mojada por la lluvia cuando nos fuimos por la noche, al igual que la calle».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos