El Puerto plantará 901 árboles para continuar la mejora ambiental de San Juan

La zona en la que se plantarán los cipreses en la avenida de la Playa, en plena zona portuaria. / MARIETA

Ocuparán seiscientos metros en la zona de la avenida de la Playa en la que se ubican las empresas Asturiana de Fertilizantes y Angilvi

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La Autoridad Portuaria continúa aplicando medidas para mejorar medioambientalmente la zona de los muelles de San Juan y Raíces. Ayer inició el proceso para la contratación de una empresa que lleve a cabo la plantación de árboles en esta zona. Concretamente afectará a la avenida de la Playa en la zona en que se encuentran las empresas Angilvi y Asturiana de Fertilizantes.

En total se plantarán 901 árboles del tipo ciprés de Leyland de un metro y medio de altura. Los técnicos han seleccionado esta especie porque se trata de un árbol que se convierte en una barrera visual y de protección de los vientos durante todo el año debido a que su hoja es perenne y se adapta correctamente a las características de una zona con ambiente industrial, además de ser de fácil manejo, cuidado y conservación.

El Puerto destinará algo más de 44.000 euros a esta nueva medida que también contribuirá a mejorar la imagen de la zona. Los árboles se plantarán a lo largo de la actual pantalla, separados aproximadamente un metro y veinte centímetros de ella para así evitar tocar las canalizaciones y arquetas de alumbrado que van a pie del muro.

La Autoridad Portuaria estudia una medida similar para el entorno del Centro Niemeyer La especie elegida es ciprés de Leyland porque se adapta a las zonas industriales

En total conformarán seiscientos metros de pantalla arbórea que contribuirán a 'suavizar' la imagen de una zona portuaria e industrial en la que predominan las naves y las pantallas metálicas, y en la que los elementos naturales son escasos.

No es el único punto en el que la Autoridad Portuaria está estudiando introducir flora para mejorar paisajísticamente la zona. Está en estudio la plantación de 135 metros de pantalla vegetal arbórea en el entorno del Centro Niemeyer, un contrato que se ejecutará, si técnicamente se aprueba, entre este año y el próximo dentro de las inversiones en materia medioambiental que realiza el Puerto. Para esta plantación se estima que sería necesario un presupuesto en torno a los 27.000 euros.

Las plantas invasoras son otro de los objetivos medioambientales a controlar y para su eliminación en los terrenos portuarios se destinan 7.000 euros junto al mantenimiento de las zonas verdes.

Plan medioambiental

Dentro del plan medioambiental de la Autoridad Portuaria está previsto invertir entre este año y el próximo 1,56 millones de euros. Con ello se pretende seguir tratando de minimizar los posibles impactos negativos que se generan fruto de las actividades que se desarrollan en las instalaciones portuarias.

Una parte importante de esa inversión se destina a la construcción de doscientos metros de pantalla porosa de doce metros de altura trasladable para el muelle de Raíces y otra para la zona de catenaria. Ambos planes suman algo más del millón de euros de inversión y parte de esa cantidad ya ha sido ejecutada.

El riego de los viales para evitar que las partículas en suspensión se queden en el aire es una de las medidas que ha ido ampliándose en los últimos años y dentro del plan medioambiental 2017-2018 también se contempla ampliar un kilómetro más ese riego, con una inversión de 72.000 euros.

A pesar de la importante inversión que empresas y Puerto vienen realizando en los últimos años en la zona de Raíces y San Juan, la calidad del aire no ha mejorado en gran medida, según los resultados que arroja la estación de medición de contaminación que se encuentra ubicada en Las Arobias, junto a la ITV. Ello a llevado a la Autoridad Portuaria a contratar, también dentro del plan medioambiental de estos dos años, un estudio de análisis y caracterización de los filtros de la estación de contaminación para determinar el origen de las partículas.

Este análisis ha sido contratado a finales de agosto a la consultoría Envira Ingenieros Asesores, con un presupuesto superior a los cien mil euros. Durante doce meses retirarán todos los días los filtros a las doce de la noche para comparar las medidas registradas en la estación y las de un equipo instalado junto al sensor. Además, durante seis meses alternos se instalará otro equipo captador en la misma estación para recoger muestras diariamente. De ellas se analizarán en un laboratorio sesenta de las más significativas para tratar de determinar el origen de las partículas. El estudio se completará con los datos que aporte otro captador colocado durante un año en las proximidades de la estación de contaminación, aproximadamente a cincuenta metros. Con ello se quiere determinar si hay diferencias significativas de valores de partículas PM10 en el entorno próximo a la estación ubicada junto a la ITV.

Con el estudio, la Autoridad Portuaria quiere determinar si debe seguir invirtiendo en apantallamientos y otras medidas relacionadas con el acopio y movimiento de graneles. Si el estudio arrojase como resultado que las operaciones en el Puerto son las que contribuyen a la contaminación se concluirá que es necesario continuar con las inversiones que ya viene realizando para tratar de mejorar la calidad del aire en una zona de alta concentración de actividad industrial y también de tráfico. En caso contrario, si la conclusión del informe que se tenga aproximadamente dentro de un año es que las fuentes principales puedan ser industriales, calderas, tráfico o polvo sahariano, las inversiones del Puerto podrían cambiarse a medidas relacionadas con otros posibles impactos de su actividad habitual.

Fotos

Vídeos