El Puerto pone en marcha la reforma de la nave que acogerá el museo del cañón de Avilés

La nave de carpintería de los astilleros Ojeda y Aniceto, donde se ubicará el centro de interpretación. / MARIETA

El Ayuntamiento, por su parte, negocia un acuerdo con el Instituto de Oceanografía para exhibir material de sus fondos

RUTH ARIAS / J. F. GALÁN AVILÉS.

El futuro centro de interpretación que se ubicará en la margen derecha de la ría, en la antigua nave de carpintería de los astilleros Ojeda y Aniceto, está más cerca de ser una realidad. El Puerto de Avilés sacará a licitación en unos días las obras de rehabilitación del inmueble, visiblemente deteriorado después de años sin actividad. Invertirá en ello una cantidad que rondará los 260.000 euros, destinados a reforzar la estructura del edificio y adecuarlo para su futuro uso. Los trabajos se basarán en el proyecto realizado por el arquitecto Rogelio Ruiz Fernández, que recibió el encargo en abril del año pasado.

El espacio será compartido entre el Puerto y el Ayuntamiento de Avilés. Cada una de las instituciones ocupará aproximadamente la mitad de la superficie, y ambas la destinarán a espacio expositivo. La Autoridad Portuaria ya había anunciado en su día su intención de instalar allí contenidos referentes a la ría de Avilés. Para ello se servirán de parte del material de la exposición 'Portus', una muestra que produjo el Centro Niemeyer y comisarió la Universidad de Oviedo para conmemorar el centenario del puerto avilesino.

La otra mitad del espacio, la que depende del Ayuntamiento, será un centro de interpretación del cañón de Avilés, y ya se está trabajando en la dotación de los contenidos que podrán verse, previsiblemente, a mediados del próximo año. La intención es cerrar un convenio de colaboración con el Instituto Español de Oceanografía para poder utilizar material que ellos custodian relacionado con el cañón, esa gran sima que se hunde hasta los 4.750 metros de profundidad a escasas siete millas de la costa asturiana.

Convenio con el Oceanográfico

El Ayuntamiento y el IEO ya tienen bastante avanzado ese acuerdo que supondría una cesión gratuita del material por parte del Oceanográfico, y que al Ayuntamiento le supondría tener que realizar algunas colaboraciones con este organismo. Esta alianza podría suponer, por ejemplo, que Avilés acogiese algún tipo de encuentros o jornadas organizadas por el Oceanográfico.

«El Instituto dispone de material de gran valor relacionado con el cañón que sería muy interesante poder acercar a la gente», indica el concejal de Promoción de Ciudad, Manuel Campa, cuya área se encarga de este proyecto, llamado a ser un importante recurso turístico de la comarca.

El presupuesto municipal de este año reservaba una pequeña partida de 20.000 euros para comenzar a trabajar en los contenidos de este centro de interpretación del cañón, y eso ya ha comenzado a hacerse. Como ya se había avanzado en su día, se tratará de una exposición con un alto grado de tecnología, desde videowall a pantallas multitáctiles interactivas, hologramas y maquetas en tres dimensiones entre otras posibilidades.

«Hay una empresa que ya está estudiando cómo adaptar esos contenidos del Instituto Oceanográfico a lo que queremos hacer», señala el edil. «Ya que no puedes llevar a la gente a ver el cañón 'in situ', lo que queremos es que la experiencia en el centro de interpretación sea lo más real posible», explica Manuel Campa.

Habrá mapas «a escala y muy reales», y promete que el conjunto «va a sorprender». Con él se pretende poner en valor un espacio submarino único en el mundo en el que conviven corales, calamares gigantes y otras especies únicas en el mundo. De hecho, en los estudios que el propio Oceanográfico ha realizado en esta zona estas últimas semanas se descubrió una especie de pulga marina desconocida hasta ahora.

Paseos en barca

Como recurso dinamizador, el Ayuntamiento prentende ligar la visita al centro a la posibilidad de llevar a cabo un paseo en barca por la ría, algo que no estará disponible todo el año, pero sí al menos en las épocas de mayor afluencia turística. Todo esto será posible, si todo sale según lo previsto, el próximo verano. Con ese objetivo están trabajando tanto el Puerto de Avilés como el propio Ayuntamiento. El primero comenzará en unos meses las obras de adecuación de la nave, un edificio cerrado y sin actividad desde la década de los 70, actualmente semiderruido pero incluido como bien a proteger en el catálogo urbanístico municipal.

Más noticias

Fotos

Vídeos