Puertos del Estado y Costas estudian la ampliación del dique de protección de la ría

Imagen captada ayer del dique de la ría tras las últimas obras de refuerzo el año pasado. Al fondo, un barco espera fondeado su entrada al puerto. / MARIETA
Imagen captada ayer del dique de la ría tras las últimas obras de refuerzo el año pasado. Al fondo, un barco espera fondeado su entrada al puerto. / MARIETA

El Cedex ha presentado varias alternativas en las que se contiene la pérdida de arena en la playa de Salinas y se protege el canal de entrada

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

El futuro de la playa de Salinas y de la bocana del puerto de Avilés se decide en un laboratorio de Madrid. El Cedex (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas) ha dedicado los últimos meses a reproducir en un tanque de oleaje multidireccional tanto el arenal castrillonense como el dique y el canal de entrada de la ría, con el objetivo de analizar las alternativas de ampliación de la estructura y las consecuencias sobre las corrientes marinas. Se han medido los movimientos de arena en función de las distintas opciones de longitud y profundidad que se barajan en el caso de que se decida abordar la obra de ampliación de la escollera.

El encargo del estudio ha sido realizado por Puertos del Estado y el Ministerio de Medio Ambiente, a través de la dirección general de Costas. El Cedex ha propuesto varias alternativas de ejecución de la obra, si bien ahora les corresponde a las instituciones públicas decidir si se realiza y, en el caso de hacerlo, ver las posibilidades de financiación en función de los recursos propios y también de las posibles convocatorias que pueda haber de fondos europeos, tal y como se hizo con las recientes obras de refuerzo del dique que se abordaron en 2015 tras los graves daños causados en su estructura por el temporal de finales del año anterior.

Más noticias

Según ha podido saber LA VOZ DE AVILÉS, la Autoridad Portuaria ya ha expresado su disposición a asumir con fondos propios la financiación de la redacción del proyecto de ampliación. Pero se trataría de una obra costosa, lo que podría frenar su ejecución, al menos a corto plazo. En su momento se había redactado un convenio, pero habría que renegociar el acuerdo ya que entonces se disponía de fondos europeos Feder.

Los técnicos del Cedex han realizado análisis de todos los factores que influirían en la modificación de la escollera en la entrada de la ría. Las alternativas que presenta el estudio ofrecen varias opciones desde el punto de vista estructural del dique de contención, tanto en cuanto a la longitud del mismo como a la profundidad a la que debería ir para combatir el fuerte oleaje en la bocana del estuario, en especial cuando azotan los temporales en invierno. Además, un efecto colateral importante de la decisión sobre la estructura será el movimiento de arena. En este sentido, según han confirmado a este periódico fuentes del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas no existe mucha diferencia entre las alternativas que se barajan para ejecutar el proyecto. En todas ellas el resultado en el laboratorio es favorable, es decir, se contiene tanto la pérdida de arena de la playa de Salinas como la protección del canal de entrada de la ría de Avilés, en lo que se refiere al fuerte oleaje y a la posible sedimentación de arena que afectaría al calado para la entrada de grandes buques. También a la necesidad de abordar un dragado permanente del lecho marino.

Ahora falta la decisión política de Puertos del Estado y del Ministerio de Medio Ambiente para abordar una obra que se contempla desde hace tiempo, aunque sigue sin haber consenso sobre el efecto que han tenido la primera ampliación del dique y los dragados en los movimientos de arenas en la playa de Salinas. Hay quienes aseguran que el canal de entrada de la ría hace un efecto succionador de la arena, pero la realidad es que en algunas fases de pérdida de material en Salinas no se produjo paralelamente una mayor acumulación de sedimentos en el estuario. En cualquier caso, las conclusiones del último informe del Cedex establecen que ampliar la escollera sería bueno en todas las alternativas posibles para los intereses de unos y otros, en la playa de Salinas como en la ría.

Tercera fase

La ampliación de la escollera de la ría sería la tercera fase del proyecto de contención y refuerzo. La primera se inició a raíz de los temporales que obligaron a una actuación de emergencia en el año 2015. El dique de contención fue reconstruido por la empresa Acciona Infraestructuras con el objetivo de que recuperase su imagen original. Se colocaron más de 40.000 toneladas de hormigón y piedras para frenar la llegada de nuevos temporales de invierno, apaciguar la fuerza de las olas y facilitar la maniobrabilidad en el canal de entrada de la ría de Avilés.

Los planes salieron bien, sobre todo gracias a la ayuda de la climatología. La empresa adjudicataria de los trabajos cumplía en plazo la colocación de 358 bloques a ambos lados del dique.

El principal objetivo era reparar las zonas más afectadas por los temporales y que precisaban una actuación más urgente: el morro y el tramo en el que el manto está formado por escollera, así como los primeros 40 metros de manto de bloques en el lado de sotamar del dique. Con esa actuación se esperaba evitar el colapso del dique en caso de la llegada de secuencias de temporales similares a los del invierno de 2014. Esta fase fue financiada por Puertos del Estado -entidad del Ministerio de Fomento- a través del Fondo de Compensación Interportuario.

El proyecto culminó con la colocación de una nueva losa de hormigón sobre el dique en sus últimos 215 metros -tiene cerca de 500 en total-. También se actuó en el entorno del dique mediante la restitución de la parcela destinada a la fabricación de bloques, incluido el acceso peatonal a la playa de San Juan, cuyo recorrido fue mejorado hasta dejarlo en mejores condiciones de como estaba antes del inicio de los trabajos.

La segunda fase, aún pendiente de ejecución, iría encaminada a reponer piezas del manto principal de bloques de hormigón del resto del dique, hasta conseguir las secciones de manto necesarias, y se dejó para más adelante, cuando la Autoridad Portuaria cuente con financiación suficiente.

El remate de esa actuación, si Puertos del Estado y Medio Ambiente aprueban el proyecto, sería la ampliación de la longitud del dique de la ría, aunque aún falta una decisión final en base a la posible urgencia de los trabajos y a las posibilidades de financiación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos