«La reacción ante penes y pechos y su uso en televisión es de risa en lugar de reflexión»

Soraya Calvo, pedagoga y experta en sexología que imparte clases en la Universidad de Oviedo.
Soraya Calvo, pedagoga y experta en sexología que imparte clases en la Universidad de Oviedo. / MARIETA

La experta, que participó ayer en la clausura del curso de sexología, habló de la necesidad de normalizar el sexo a través de los medios

B. MENÉNDEZ AVILÉS.

La pedagoga Soraya Calvo participó ayer en la clausura del curso de extensión universitaria 'Sexología. Transgresiones, erótica y educación sexual' para hablar de la relación en la actualidad entre internet y la sexología. En su conferencia 'Internet y sexualidad: más allá del porno' exploró ante las posibilidades que ofrece esta plataforma en el plano divulgativo y expuso la necesidad de apostar por la sexualidad desde los medios de comunicación y la educación pública.

-¿Qué ofrece internet 'más allá del porno'?

-Cuando pensamos en internet y sexualidad, la mayoría de personas lo asocian automáticamente a la pornografía, pero no solo hay muchos contenidos al margen de esto sino que además internet constituye un espacio que genera ideología, en el que hay un montón de referentes mediáticos que crean un ideario colectivo. Por eso hay que analizarlo desde una perspectiva crítica para entender todo lo que aquí se encuentra y exprimir bien este jugo en lugar de obviar este poder 'educativo' y de transmisión.

-Entrecomilla lo educativo, ¿no cree que haya buenos referentes?

-Sí que los hay, de hecho internet es un agente educador con todas las letras. Otra cosa es que su perspectiva no sea educativa, que efectivamente no lo es. Su intención no es esta. Aquellos que nos planteamos este recurso como una herramienta educativa tenemos que hacerlo desde la máxima profesionalidad y planteándolo de forma muy crítica.

-En su caso, ¿qué proyecto consideraría interesante por ejemplo?

-Yo personalmente creo mucho en el poder de los 'influencers'. YouTube podría ser, tras atravesar este proceso didáctico del que hablaba, una plataforma súper interesante para trabajar temas de sexualidad, pero también de convivencia, autoestima y otras muchas cosas.

-¿Entiende las preocupaciones que en muchas ocasiones tienen los padres respecto a internet?

-A veces da miedo, es verdad. Pero igual que es peligroso para los adolescentes, también es peligroso para los adultos. Los mensajes que se lanzan por aquí nos afectan igualmente a todos los usuarios, lo que pasa que los jóvenes están en pleno proceso de desarrollo.

-¿Cree que en los adultos este miedo pueda deberse a no ser hijos del 'boom digital'?

-Claro, todo lo que desconocemos nos genera inseguridad porque sentimos que no lo podemos controlar. Por eso yo siempre digo que lo que los padres deben hacer es formarse desde una perspectiva positiva, porque internet tiene muchas cosas nuevas. Obviarlo o prohibírselo a los jóvenes no es la solución.

-Además del miedo, también sigue muy presente el sentimiento de pudor de la sociedad.

-Por supuesto. Hay países europeos que nos llevan muchísima ventaja. Es el caso de Noruega y toda esta zona escandinava, donde Educación Sexual lleva incluida en el currículum escolar desde los años cincuenta y, lo más importante, se visibiliza el sexo y la sexualidad en los medios de comunicación, que es al fin y al cabo lo que la gente consume cada día.

-¿En España no es así?

-No, aquí cuando se habla de sexualidad, especialmente en los medios, es desde una perspectiva cómica, erótica y banal, parece que solo importa el 'quién se folló a quién' y que siempre que se enseñan pechos, culos y penes en la televisión provoque risa en lugar de reflexión. Nunca se habla de procesos de sexualidad más amplios con intención divulgativa y educativa. No nos podemos olvidar que en España la dictadura puso límites a todo el conocimiento orientado al desarrollo científico, académico, profesional y social, por lo que tenemos un lastre y una jerarquía en la educación. Por eso los medios de comunicación son tan importantes.

-De copiar estos modelos, ¿cree que el cambio sería notorio?

-Totalmente, se podrían cambiar muchas cosas y actitudes. Yo por ejemplo, cada vez que publico algo en internet tengo que soportar cientos de comentarios que me ponen de «guarra» para arriba solo por hablar libremente de sexualidad. Es brutal.

-¿Por qué cree que parte de la sociedad reacciona así?

-Es difícil de explicar, porque no deja de ser un rechazo hacia nosotros mismos como seres sexuales que somos. El problema es que muchos no ven más allá del sexo como práctica erótica, cuando realmente no es la única ni la más importante.

-¿Qué opina de las aplicaciones de búsqueda de personas compatibles como 'Tinder'? ¿Colaboran a banalizar la sexualidad?

-De verdad pienso que son súper interesantes, siempre teniendo en cuenta que no son ni la panacea universal ni el futuro. Son herramientas graciosas que acercan a personas que quizá no se hubiesen podido conocer en otra situación y además ayudan a aquellos que les cuesta más socializar cara a cara. Deben tomarse como un complemento a las formas tradicionales de relacionarse y no como un sustituto.

Más

Fotos

Vídeos