El PP reclama al Principado que aporte más dinero al Plan de Calidad del Aire de Avilés

Maqueta expuesta por AZSA en la Feria de Muestras de Asturias, en la que se ve a la izquierda la nueva nave en el puerto, perpendicular a la que ya existe
Maqueta expuesta por AZSA en la Feria de Muestras de Asturias, en la que se ve a la izquierda la nueva nave en el puerto, perpendicular a la que ya existe / DANIEL MORA

«Carga la factura en las empresas y no asume nada ni toma iniciativas», critica su secretario general en Asturias, Luis Venta

J. F. GALÁN AVILÉS.

Las críticas a la revisión del Plan de Calidad del Aire en la comarca de Avilés no se han hecho esperar. El Partido Popular lo califica de «continuación del anterior, que ha resultado un fracaso», y critica la «falta de compromiso» por parte del Gobierno regional, «que carga la práctica totalidad de la factura sobre las empresas y no asume nada en primera persona ni toma la iniciativa», según manifestó ayer su secretario general en Asturias, Luis Venta.

El documento se articula en quince actuaciones que, a juicio del Colectivo Ecologista, son «positivas pero claramente insuficientes, no van solucionar nada. Los datos demuestran que las medidas adoptadas hasta la fecha se han quedado muy lejos de dar los resultados apetecidos, y esta revisión poco va a solucionar», añadió su portavoz, Fructuoso Pontigo, que observa «falta de voluntad» en la consejería de Medio Ambiente y pone como ejemplo al puerto de Avilés. Es, aseguró, «el único organismo que reconoce que hay un grave problema y que con mayor o menos éxito ha tomado medidas para afrontarlo. Los demás niegan la mayor y encima amenazan a los que denunciamos esta situación».

Además del de Avilés, la consejería de Medio Ambiente también ha presentado los planes de calidad del aire para Gijón y Trubia. La inversión necesaria para implantar las medidas recogidas entre los tres se estima en 25 millones de euros de los cuales el Principado aportará uno, según manifestó el consejero del área, Fernando Lastra, que apeló al principio de que «quien contamina paga». En el caso de Avilés el importe asciende a 13,7 millones, más del doble que en Gijón, 6,5 millones, y la práctica totalidad tendrá que ser soportada por las empresas, con Asturiana de Zinc a la cabeza. Solo la nueva nave de acopio de blenda que tiene previsto construir en el puerto requiere una inversión de 10,7 millones de euros, el 78% del total.

El Colectivo Ecologista lo tacha de «insuficiente» y acusa al Principado de «falta de voluntad»

El Puerto, por su parte, tendrá que desembolsar 1,5 millones en apantallamientos de graneles más la parte que le corresponda en actuaciones que ha de realizar junto a empresas privadas. A modo de ejemplo, el plan establece la obligación de instalar una serie de sistemas de riego inteligente que valora en 639.000 euros a desembolsar por García Munté Energía y la Autoridad Portuaria, sin que especifique cuánto corresponde a uno y a otro.

Venta acusa al Principado de «tirar con pólvora ajena. Está claro que las empresas que contaminan tienen que pagar, pero el Principado también debería involucrarse y no limitarse a realizar una declaración de intenciones y poco más. Faltan ideas, compromiso y voluntad para poner en marcha un verdadero plan de calidad del aire y sobra propaganda. Lo que nos han puesto es más de lo mismo, y no funciona», añadió.

El secretario general del PP asturiano señaló directamente el nuevo consejero de Medio Ambiente, Fernando Lastra, «que por lo que se ve va a seguir la negra estela que ha dejado la pésima gestión de su antecesora», Belén Fernández, y también al Puerto, en este caso como «ejemplo a seguir».

Otra de las medidas que contempla la revisión, con carácter trienal, del nuevo plan es cambiar de ubicación algunas de las estaciones medidoras de contaminación ubicadas en Avilés. El Colectivo Ecologista pone el acento en este asunto. «Lo que hacen es esconderlas intencionadamente y no dotarlas de los sensores necesarios para medir los niveles de los agentes contaminantes que más se concentran en su entorno», manifestó Pontigo.

Como ejemplo aludió a la de Salinas. «Allí el mayor problema es el azufre, especialmente en la zona de El Espartal. Pues bien, la estación de Salinas no mide los niveles de azufre y encima la trasladan a Coto Carcedo, lo más lejos posible de la principal fuente emisora, Asturiana de Zinc. Un poco más y la plantan en Avilés», ironizó.

El portavoz del Colectivo Ecologista también se refirió a la de Llano Ponte, recientemente reubicada. Sita ahora a la altura de albergue de peregrinos, «superó trece veces en tres meses los máximos de partículas pm10 y ahora nos dicen que desde su traslado no los ha superado nunca, pero siguen sin volcar los datos en internet». La consejería, por su parte, esgrime que aún no se ha realizado la necesaria conexión.

En cuanto a las dos cámaras que según recoge el plan se instalarán en Arcelor, en el entorno de las baterías de cok y de la Acería LDIII, «está bien, pero tampoco hacían falta. Las fugas son prácticamente diarias y se ven a simple vista, pero no pasa nada porque el Principado las permite expresamente en la autorización ambiental integrada que les otorga».

En este sentido, el plan recoge «adecuar a las mejores técnicas disponibles» las que regulan la actividad de las baterías de cok y del parque de tratamiento de escorias de Arcelor y «revisar los límites impuestos» a las de Asturiana de Zinc, Saint-Gobain Cristalería y Alcoa, sin concretar más. La actualización se iniciará, según contempla, en el cuarto trimestre del presente año, y las medidas a adoptar por parte de las empresas en base a las nuevas autorizaciones se tendrán que adoptar «en el plazo que éstas impongan».

Pontigo admite que la calidad del aire que se respira en Avilés «ha mejorado algo, pero no lo suficiente», afirmación que argumenta en que «los únicos lugares en que los registros han descendido son casualmente aquellos en los que se ha cambiado la ubicación de las estaciones medidoras». Además de al puerto, también señala como ejemplo a Trubia. «Allí la situación se recondujo en tres meses. Aquí llevamos años y nada, lo que viene a demostrar que hay que tomar más medidas», concluyó el portavoz del Colectivo Ecologista.

Continuista

Somos también se refirió ayer al asunto a través de su portavoz municipal, David Salcines. A su juicio, es un plan «continuista que incomprensiblemente deja cosas en el olvido de vital importancia, como dotar a las estaciones medidoras de los dispositivos necesarios para registrar todos los agentes contaminantes. Por ejemplo la de Llaranes no mide el benceno cuando es la zona de Avilés más castigada por este agente», denunció en primer lugar.

A partir de ahí, también solicitó «que se concreten las actuaciones y las sanciones a imponer a las industrias cuando se produzcan superaciones, más inspectores y más transparencia». En este apartado, «todos los datos y las imágenes de las cámaras que se van a instalar en Arcelor y en el puerto tendrían que volcarse inmediatamente a internet. También nos gustaría conocer en qué han quedado los veinte expedientes por infracciones medioambientales que según la anterior consejera se han abierto a empresas de la comarca y que el Principado se tomase en serio el transporte público», concluyó Salcines.

Más

Fotos

Vídeos