Un recorrido turístico y con deporte adaptado a todos

Algunos de alumnos que han diseñado los itinerarios. / LVA
Algunos de alumnos que han diseñado los itinerarios. / LVA

Alumnos de la Escuela del Deporte diseñan itinerarios lúdicos por Avilés en un proyecto que sacarán al mercado

C. DEL RÍO AVILÉS.

Los alumnos del módulo de actividad física para personas con discapacidad, del segundo curso de animación y actividades físicas en la Escuela del Deporte, presentaron ayer una serie de recorridos turístico-deportivos adaptados por Avilés. Un Avilés que ahora, después de haberlo recorrido en silla de ruedas, ven con otros ojos. El proyecto intercentros, coordinado en el centro por Catalina Riaño, está impulsado por la consejería de Educación y Cultura con la vista puesta en el mercado laboral. Se trata de trabajar transversalmente con otras especialidades educativas y poner en marcha un proyecto que pueda ser explotado comercialmente.

Manuel Lombardía y Jessica Chapela explicaron, junto a otros compañeros, un itinerario en el Parque de Ferrera, una prueba de relevos con el nombre de los árboles como excusa. Por su parte, el equipo en el que participó Emilio García propuso varias actividades a lo largo de un recorrido por la historia de Avilés y su reconversión en ciudad siderúrgica desde el Parque de Ferrera al Centro Niemeyer.

Los puntos turísticamente reseñables fueron señalados por los alumnos del grado de turismo del Instituto de La Magdalena y ahora serán los de informática de la Laboral de Gijón quienes desarrollen la plataforma en la que se ofrecerán. En el proyecto, cuyo resultado final se presentará en junio, han trabajado cinco grupos de tres familias profesionales (turismo, informática y educación física) de centros educativos de Avilés, Gijón y Corvera.

Faltan unos meses para comprobar el resultado, pero los alumnos del módulo de actividad física para personas con discapacidad están muy satisfechos con su trabajo. Y no tanto por el resultado, que también, como por lo vivido durante su desarrollo. «Cuando vas caminando no te das cuenta, pero al recorrer la ciudad en una silla de ruedas sufres los obstáculos», comentó Jessica Chapela. «Además, nos sentimos muy observados», apuntó Lombardía.

Los jóvenes señalaron la calle de Galiana en días lluviosos, el jardín francés del Ferrera y el paso de Larrañaga como puntos más críticos para las personas con movilidad reducida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos