El rector de San Antonio de Padua celebra su 90 cumpleaños

Ángel Fernández Llano celebró una eucaristía a la que acudieron numerosos fieles y amigos. Junto a él, el párroco de Santo Tomás / MARIETA
Ángel Fernández Llano celebró una eucaristía a la que acudieron numerosos fieles y amigos. Junto a él, el párroco de Santo Tomás / MARIETA

Multitud de fieles, sacerdotes y amigos muestran su afecto a Ángel Fernández Llano, expárroco de Santo Tomás y San Juan de Ávila

J. F. G. AVILÉS.

Rector de la Iglesia de San Antonio de Padua, Ángel Fernández Llano celebró ayer su noventa cumpleaños. Primero con una eucaristía a la que acudieron numerosos fieles y amigos de todas las edades y, acto seguido, con un acto de confraternización celebrado en la casa de Josefina Balsera en el que recibió el calor y el acariño de numerosos feligreses y sacerdotes, entre ellos el arcipreste de Avilés, Vicente Pañeda, quien le definió como «un hombre afectuoso, sabio, todoterreno y discreto como pocos».

Entre los presentes estaban los párrocos de Illas y Naveces, Ceferino Fernández y Víctor Gaínza, respectivamente, y el de Santo Tomás de Cantorbery, José Antonio González Montoto, la primera parroquia de Avilés en la que Fernández Llano ejerció su labor pastoral. Llegó en 1987, y pronto se ganó el cariño de los miembros de la comunidad religiosa. Se mantuvo allí hasta que en 2013 fue trasladado, en virtud de la reordenación que decretó el Arzobispado, a la parroquia de San Juan de Ávila como adjunto. Fue una estancia efímera. En agosto de ese mismo año la comunidad conventual franciscana anunciaba su marcha de Avilés, poniendo fin a más de setecientos años de presencia prácticamente ininterrumpida, a excepción de los años de la amortización de Mendizábal, a caballo entre los siglos XIX y XX. En enero del año siguiente Fernández Llano se ponía al frente de la parroquia, que recuperaba su antiguo nombre, San Antonio de Padua.

Una vez en la casa de Josefina Balsera, Siro, excirujano ya jubilado del Hospital San Agustín, feligrés y amigo personal del homenajeado, leyó una semblanza de Fernández Llano, que supo contener su emoción. Entre otros regalos recibió un leccionario, aunque el más preciado fue el dinero recaudado mediante una colecta promovida por los feligreses. Don Ángel anuncio que se destinará a reparar el alero de la iglesia.

Temas

Illas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos