«Recuperar las fiestas ha sido todo un acierto»

El patio del colegio se llenó para cerrar las fiestas con una fabada popular.
El patio del colegio se llenó para cerrar las fiestas con una fabada popular. / FOTOS: PATRICIA BREGÓN

Un centenar de personas participó en la fabada de confraternización en el patio del colegio Virgen de Las Mareas que cerró las celebraciones | Los vecinos de Jardín de Cantos agradecen el regreso de los festejos del barrio y se vuelcan en las actividades

M. PICHEL AVILÉS.

Sonaba en el patio del colegio Virgen de las Mareas la música del grupo Caramelo. Ponía el ritmo en la sesión vermú a la última jornada de las fiestas de Jardín de Cantos. Un regreso de los festejos que, organizados por la asociación vecinal, han sido celebrados por los habitantes del barrio con una alta participación y mensajes de agradecimiento. «Recuperar las fiestas ha sido todo un acierto, hacía muchos años que no las teníamos», decía Julia Fueyo, vecina de Las Torres, mientras disfrutaba de la fabada de confraternización que servía para poner el punto y final.

Ayer también se entregaron los premios de algunas de las actividades organizadas por la asociación vecinal para las fiestas, como el torneo de fútbol sala de equipos federados, con la victoria de Casa Alicia frente a L'Áticu. O los de parchís. Unos festejos que también se pensaron para los más pequeños, con actividades organizadas en colaboración con Abierto Asturias. Por allí pasó a primera hora la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, así como el concejal del barrio, Manuel Campa.

El presidente de la asociación que engloba Jardín de Cantos, La Maruca y Los Telares, Sergio Sanzo , hacía balance de este 'año uno' de los nuevos festejos: «Yo no había visto una fiesta así, y alegran un poco la vida del barrio. Hemos dado un relevo generacional, ahora que parece que a la gente joven le está costando implicarse en el movimiento asociativo, y han sido unos días intensos, en los que no hemos parado, pero hemos tenido una respuesta positiva de la gente, que se ha volcado con nosotros». En estos tres días de celebración, desde el viernes hasta ayer, no fueron pocos los vecinos que se ofrecieron para colaborar, e incluso para formar parte de la asociación. «Estamos muy agradecidos», respondía Sanzo.

«Han sido unos días intensos, en los que no hemos parado», afirma el presidente vecinal

Antonio Cabrera, quien fuera durante muchos años dirigente vecinal del barrio, echó un capote a los jóvenes. «Pido el apoyo de todo el mundo para ellos -solicitó-, que aumente el número de socios. Hay que agradecerles todo el trabajo que están haciendo, lo que han montado con tan poco tiempo y pocos recursos, y también a las empresas que han colaborado».

Cola para comer

A las dos de la tarde, pertrechados de su recibo, los vecinos comenzaron a hacer cola para aprovisionase de las raciones de fabada, con el correspondiente compango y pan, que allí mismo se cocinaron. Alguno hasta se trajo una fiambrera y se llevó el potaje a casa, quizás barruntando la lluvia que caería un poco más adelante. Pero las primeras gotas no espantaron a nadie, y mientras algunos esperaban junto a la barra, el resto cogía un sitio en las mesas.

Familias, desde abuelos a nietos, amigos, vecinos de puerta con puerta, formaban parte de los asistentes; algunos, de otros barrios que se acercaron hasta allí junto a sus conocidos. De Jardín de Cantos, Diego Gómez y María Jesús Barcia, con su hija Sara, acompañados por Jessica Menéndez y Enrique Font, con sus pequeñas Eva y Diana. «Nos gustaron las fiestas, se echaban en falta», decían. Corroboraban Marisol Sánchez y Francisco Fernández, que «han estado muy bien». O las más veteranas, como Sinda Pérez, Concepción Gutiérrez, Encarnita Casas y Esperanza Fernández. Para ellas, «el barrio necesitaba algo así».

Fotos

Vídeos