«Las redes sociales se convierten en los auto de fe»

Néstor Villazón. /  LVA
Néstor Villazón. / LVA

«Soy muy nervioso. Escribo una obra de teatro en tres días, pero luego me paso meses corrigiéndola hasta terminarla» Néstor Villazón Dramaturgo

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El teatro Palacio Valdés acogerá mañana viernes, 2 de marzo, la representación de 'Como ceniza blanca sobre una hoguera', el texto con el que Néstor Villazón (Gijón, 1982) se hizo hace dos años con el premio Asturias Joven de Textos Teatrales. Con él conversamos sobre la función y su actividad como escritor.

-'Como ceniza blanca sobre una hoguera' ya lleva un tiempo recorriendo los escenarios. ¿Qué impresiones le llegan?

-Muy positivas, las críticas están siendo favorables. Al público le está llegando. Estoy escuchando cosas interesantes: que les enriquece, que hace reflexionar, que existe un paralelismo con la sociedad actual...

-No sólo el texto ha sido premiado, también la producción de La Tejedora de Sueños.

-La verdad es que no se cómo expresarlo de manera que suene sincero, pero ha sido un placer trabajar con ellos. No conocía a la compañía y fue maravilloso. El trabajo fue muy profesional, todo el mundo aportó cosas y no hubo ningún problema. Fue un honor trabajar con ellos.

-¿Por qué acude al pasado, a un episodio de la Inquisición?

-Llevaba tiempo intentando escribir sobre un auto de fe. Me atraía todo el proceso y el juicio al hereje. Empecé a investigar y descubrí un hecho real, el intento en Zaragoza de un grupo de judíos adinerados de matar al Inquisidor General. A partir de ahí, pude construir el proceso que afecta a todas las capas sociales.

-¿Cómo sería hoy un auto de fe: en las redes sociales, en los medios de comunicación?

-En cierta manera, en las redes sociales se organizan a través de los 'haters', los odiadores. Por primera vez en la historia, existen personas que tienen el poder de acabar con la vida de otra persona por lo que saben, no por gozar de un poder físico o político, como sucedía antes. Conocemos los casos de adolescentes que se terminan suicidando por la presión de los odiadores. O el juego de la ballena azul, en la que se presiona a los participantes para seguir avanzando y terminar, aunque les suponga el suicido. También tenemos los casos de los chantajes a los famosos por las redes sociales.

-No es frecuente encontrar nuevos dramaturgos, ¿cómo llega al teatro?

-Empecé escribiendo poesía. Es mi motor principal. Luego llegué al teatro, que me permite adaptar mi forma de escribir a diferentes géneros. Eso también me influye.

-¿En qué sentido?

-Yo soy muy nervioso escribiendo. Me he impuesto la norma de escribir una obra de teatro en tres días, pero luego me paso meses corrigiéndola hasta darla por terminada. Eso no podría hacerlo en una novela, me llevaría mucho más tiempo. El teatro se adapta mucho mejor a mi base poética y a mi ritmo de trabajo.

-¿Le resultó complejo escribir 'Como ceniza blanca sobre una hoguera'?

-Cuando escribo siempre veo la obra de teatro: los personajes, sus entradas y salidas de escena. Me dejo llevar. En este caso era complejo porque había muchos personajes, varios hilos argumentales y partí de una historia previa.

-Antes hablaba de su base poética, que es muy evidente en el texto 'Como ceniza blanca sobre una hoguera' que se lee en su web. Se puede entender como un poema.

-Sí. En la escritura partí los versos para indicar las pausas del autor. Es un monólogo que se repite dos veces en la obra, en dos momentos muy simbólicos, en el inicio y el final.

-¿Qué proyectos le esperan en los próximos meses?

-El próximo abril, la compañía Triga Teatro estrenará en Nave 63 de Madrid 'El negro es un color', que quedó finalista del premio europeo 'Pop Drama'.

-¿Y cómo autor: está en la fase de tres días o corrigiendo?

-Estoy terminando una obra teatral basada en hechos reales. Aún tienen que leerlo personas que tienen relación con él. Recientemente, he terminado un poemario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos