La regata Transgascogne pone proa hoy al puerto francés de Les Sables

J. F. G. AVILÉS.

La regata Transgascogne zarpa rumbo a Les Sables de Olonne. La salida se dará finalmente a la una de la tarde y tras cruzar la primera boya, a la altura de la bahía de Salinas, los regatistas tendrán que llegar a una de desmarque situada en la zona de fondeo para desde allí poner proa al puerto francés, en la fachada atlántica. Los 53 veleros Mini 6.50 que forman la flota, en su mayoría con navegantes en solitario, comenzarán a ser remolcados hasta la boca de la ría a primera hora de la mañana y una vez en la mar se encontrarán condiciones de viento poco favorables, flojo y de componente noreste, contrario al rumbo que han de seguir.

La ventaja es para el francés Ian Lipinski, ganador de la primera de las dos etapas, Les Sables-Avilés, la misma travesía que la segunda y última pero en sentido inverso. A la caña del 'Griffon', un prototipo de fibra de carbono y proa redondeada, cubrió las 240 millas náuticas (unos 445 kilómetros) que separan ambos tiempo en menos de 46 horas, aventajando en más de tres al segundo clasificado, el 'April Marine', uno de los dieciséis barcos dobles de la flota, tripulado Clement Machetel y Jay Thomson. Ambos también son franceses, mayoritarios entre los 77 regatistas, de diez nacionalidades.

En cuanto a los españoles, Juan Ribas y Marya Güemes ocuparon respectivamente los puestos diecisiete y veinte en la clase serie solo a más de seis horas. Ana Corbella, la primera española en dar la vuelta al mundo a vela a dos sin escalas ni asistencia, se quedó finalmente en el puerto de salida a causa de un problema técnico de última hora.

La Transgascogne 6.50 es una de las regatas de vela en solitario de mayor prestigio a nivel europeo y abre la puerta a participar en pruebas transoceánicas, entre ellas la Mini Transat, para la que es clasificatoria.

Fotos

Vídeos