La rehabilitación del museo del Puerto y el Cañón de Avilés comenzará en noviembre

La antigua nave de los astilleros Ojeda y Aniceto, donde se ubicará el Centro de Interpretación del Puerto y el Cañón de Avilés. / MARIETA

El puerto adjudica las obras de adecuación del antiguo astillero Ojeda y Aniceto en 283.100 euros a la empresa Copcisa

J. F. GALÁN AVILÉS.

La Autoridad Portuaria ha adjudicado a la empresa Copcisa en 283.100 euros más IVA las obras de rehabilitación del antiguo taller de carpintería del desaparecido astillero Ojeda y Aniceto, en la margen derecha de la ría. Copcisa se impuso a la otra candidata, la división de interiorismo de El Corte Inglés gracias a una oferta económica que rebajaba en algo más de 42.000 euros el precio base de licitación. Este superaba los 325.000 euros.

Los trabajos tienen como fin habilitar el antiguo astillero como sede de un centro de interpretación con doble contenido. Una parte se dedicará al Cañón de Avilés, una gran brecha submarina de unos 75 kilómetros de longitud que se abre a doce kilómetros de la ría y alcanza una profundidad de 4.750 metros, y la otra al propio puerto. Está previsto que las obras comiencen en noviembre, con un plazo de ejecución de seis meses.

Cada uno de los espacios ocupará la mitad del inmueble. El dedicado al puerto será desarrollado por la Autoridad Portuaria y la mayoría de sus fondos procederán de 'Portus', exposición conmemorativa del centenario de la fundación de la Junta de Obras del Puerto que albergó el Niemeyer en la segunda mitad de 2015. La mitad dedicada al Cañón de Avilés correrá a cargo del Ayuntamiento, cuya intención es cerrar un convenio de colaboración con el Instituto Español de Oceanografía con el fin de que done los fondos que formen su contenido.

En cuanto a financiación, la parte del puerto será asumida íntegramente por la Autoridad Portuaria mientras que la del Cañón de Avilés, que junto al de Cobiro y La Gaviera forma el sistema de cañones de Avilés, correrá a cargo del Ayuntamiento. En este sentido, los presupuestos de este año reservan una partida de 20.000 euros, a la espera de conocer la cuantía que a tal fin se asigne en el del venidero.

Situada en primera línea de mar de San Juan de Nieva, junto a la casa de Pachico, la antigua nave de carpintería del astillero Aniceto Fernández data de finales del siglo XIX principios del XX. Nació como conservera de pescado en salazón y tras el cese de actividad fue adquirida por el astillero de los hermanos Antonio y Aniceto Fernández Hevia, constituido en 1917, que instaló allí, a escasos treinta metros de la grada donde se construían las costillas y la estructura de los barcos, el taller de carpintería.

Así se mantuvo hasta que a finales de la década de los sesenta o principios de los setenta del pasado siglo los astilleros Aniceto, como se conocían, cesaron actividad. Fue una pausa efímera. Otra sociedad se hizo cargo de la explotación de las instalaciones, manteniendo por motivos únicamente comerciales la palabra Aniceto en su denominación, astilleros Ojeda y Aniceto. Se orientó hacia la construcción naval de pesqueros de hierro y buques multifunción, actividad que desarrolló con éxito durante una década, hasta que se extinguió. El relevó lo tomó, también como astillero, una cooperativa laboral que mantuvo el nombre de Ojeda y Aniceto cuyo recorrido se detuvo a finales de los años ochenta.

El nuevo parón tampoco se prolongó demasiado en el tiempo. Años después se constituyó Astilleros Ría de Avilés, asentado en las mismas instalaciones que en su día ocupaba Aniceto Fernández, lógicamente modernizadas y ampliadas, a excepción del antiguo taller de carpintería, que pasó a ser propiedad de la Autoridad Portuaria y quedó relegado al olvido.

Fábrica de hielo

Al margen de esta cuestión, está previsto que mañana jueves comience la demolición de la antigua fábrica de hielo del muelle pesquero, devorada por in incendio en agosto del año pasado. Inaugurada en 1980, había quedado fuera de servicio cuatro meses antes, en abril. La demolición se adjudicó a la empresa Excade en 169.343 euros, con un plazo de ejecución de dos meses. En su lugar se habilitará un punto limpio.

Fotos

Vídeos