El reloj de Avilés ya no marca las horas

La torre sin el reloj del Ayuntamiento, una vez desmontado.
La torre sin el reloj del Ayuntamiento, una vez desmontado. / P. BREGÓN

Ayer comenzó el desmontaje de la esfera y las agujas para su reposición

C. R. AVILÉS.

Espectáculo gratuito para los viandantes más atentos que, a primera hora de la mañana de ayer, cruzaron la Plaza de España. Trabajadores de la empresa Tecnikronos comenzaron a desmontar el reloj que corona el edificio consistorial a partir de las 9.15, hora a la que, por precaución, se precintó el entorno de la puerta por fuera de los soportales. El objetivo es repararlo y sustituir sus manecillas que, debido a su peso, no marcan bien las horas. Una vez retirada la esfera quedó en su lugar un llamativo y oscuro orificio por el que, no obstante, siguieron sonando las medias y las horas en punto.

Los trabajos de reforma habían venido motivados, principalmente, por la impuntualidad del reloj debido al peso de las manecillas de hierro que bien se adelantaban a la hora exacta si la aguja pasaba de las doce o se caía algún minuto en la esfera si esta sobrepasaba el seis en su camino hacia las doce. Lo que no estaba tan claro, y sigue sin estarlo, era qué hacer con la esfera cerámica: si repararla o sustituirla, y eso a pesar de que ayer terminó de quebrar durante el desmontaje. Era un riesgo con el que, al parecer, se contaba puesto que la esfera se encontraba muy deteriorada por su antigüedad.

Ahora, se fijará la minutería a la esfera nueva y se retirará el herraje de sujeción de las transmisiones del reloj antiguo. Se colocará un juego de agujas contrapesadas en sustitución de las antiguas manecillas de hierro y, por último, una nueva iluminación.

Ahora se fijará la minutería a la esfera y un juego de agujas contrapesadas

Según explicó ayer el Ayuntamiento, «el recambio de las agujas era necesario debido a su antigüedad y al elevado peso que hacían soportar a la estructura. A consecuencia de este peso y del estado de la esfera, esta se ha quebrado. Era un riesgo con el que contaban los técnicos municipales al iniciar la obra que no ha podido ser evitado».

La operación despertó ayer el interés no solo de los viandantes, que por la mañana se encontraron un agujero en lugar del reloj, sino también de concejales y trabajadores municipales.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos