Un rendimiento académico de sobresaliente

El estudiante del Carreño Miranda Saúl Teijeiro. / LVA

El estudiante del Carreño Miranda Saúl Teijeiro gana el Premio de Rendimiento Académico de secundaria | Alumno de primero de Bachillerato de Ciencias de Salud, su intención es la de estudiar el grado de Medicina. Practica judo y toca la guitarra

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

Se había presentado a un concurso y unos listados le confirmaron que es el estudiante con mejor rendimiento académico de Asturias. Saúl Teijeiro, del IES Carreño Miranda ha sido reconocido con el primer premio de al Rendimiento Académico de Secundaria. 79 estudiantes con una media superior al nueve en dicha etapa se presentaron hace unos días a la prueba para aspirar a este galardón.

El examen, dividido en dos partes (una sociolingüística y otra tecnomatemática), abarcaba cuestiones de todo tipo. En primer lugar, análisis sintácticos, un ejercicio de expresión escrita, preguntas sobre la primera guerra mundial y su arte, y pirámides de población. En la segunda, problemas de trigonometría y de números combinatorios; preguntas sobre placas tectónicas a raíz del terremoto de Nepal, así como algunas más de Geología a partir de fotos de paisajes. Incluso respondieron a cuestiones relacionadas con nutrición.

Su media en ESO es de diez y en la prueba obtuvo un 17,31 sobre veinte. «Era muy difícil acordarte de todo porque son materias de toda la ESO», indica este alumno de primero de Bachillerato de la rama de Ciencias de la Salud que quiere estudiar Medicina. «Estoy muy feliz porque es un reconocimiento al trabajo hecho». Lleva los estudios al día y le da tiempo a seguir practicando judo (el año pasado también hacía piragüismo), estudiar inglés y tocar la guitarra clásica.

Tiene secretos, pero no son ajenos a la lógica que suelen intentar imprimir casi todos los profesores. Las recetas para el éxito escolar de Saúl se basan en la constancia y el esfuerzo. «Lo más importante es organizarse bien», asegura. Después de eso, las cosas pasan por llevar los temas al día y no dejarlo todo para el último momento, atender mucho en clase, «porque con eso ya tienes medio camino hecho», y ser constante.

Ayer fue un día «muy feliz», aunque al principio no se creía el reconocimiento. Tras él, en el concurso, han quedado los gijoneses Bárbara Aybar y Diego Yano, del IES El Piles, y Samuel Pis, del Jovellanos, también en Gijón, que logró el cuarto puesto.

Fotos

Vídeos