Ruasa rebaja un 20% el precio de las viviendas en Villalegre

El edificio con treinta viviendas, algunas ya vendidas, en la calle Cristóbal Colón. / MARIETA
El edificio con treinta viviendas, algunas ya vendidas, en la calle Cristóbal Colón. / MARIETA

La empresa municipal trata de ajustar la oferta al mercado pidiendo 96.784 euros por un piso de 70 metros cuadrados, frente a los 120.980 fijados al principio

Cristina Del Río
CRISTINA DEL RÍOAvilés

El Consejo de Administración de la empresa municipal Rehabilitaciones Urbanas de Avilés S. A. (RUASA) acordó ayer rebajar en un veinte por ciento el precio del mercado de las treinta viviendas y garajes del edificio construido en el número 53 de la calle Cristóbal Colón, en Villalegre.

La vivienda de 42 metros cuadrados costará ahora 65.133 euros frente a los 81.417 euros que se habían pedido y las de 70 metros se venderán por 96.784 euros frente a los 120.980 euros anteriores. Así, la cuota de mensual de la hipoteca de las viviendas, que alcanza el ochenta por ciento de su valor total, se reducirá hasta los doscientos y trescientos euros al mes, en función de la superficie de la vivienda.

La rebaja se aplicará tanto a las personas que ya han reservado viviendas en esta promoción de reciente construcción, y que se encuentra ahora en periodo de comercialización, como al resto de inmuebles en venta de la sociedad, esto es, un local y seis plazas de garaje en la calle Marcos del Torniello, 34.

Todas, salvo una, son de dos dormitorios y oscilan entre los 64 y 70 metros

La reducción del precio trata de ajustar la oferta al mercado y «posibilitar el acceso de nuevos compradores potenciales», según explicó ayer el Ayuntamiento a través de una nota de prensa.

La Constructora San José terminó hace algunos meses este edificio de cinco plantas, que se encuentra junto al colegio público de Villalegre y frente al parque de La Luz, y en el que se han invertido 1,65 millones de euros. Las viviendas son de dos dormitorios, salvo una de un dormitorio, con cocina amueblada, comedor, baño, aseo y con superficies útiles que oscilan entre los 64 y los 70 metros cuadros, salvo una única vivienda de un dormitorio que tiene 42. El edificio cuenta con una vivienda de planta baja reservada para personas con movilidad reducida.

Según Ruasa, son pisos equipados con todas las comodidades, ventanales con sistemas de aislamiento con rotura de puente térmico, suelo laminado en las habitaciones secas y cerámico en las húmedas, cocinas amuebladas con muebles bajos y electrodomésticos (frigorífico, placa, campana y horno). La calefacción es centralizada y cuenta con sistema de gas ciudad y calificación energética B. La fachada combina ladrillo cara vista con mortero y cerámica.

Al ser viviendas de carácter protegido, quienes compren deben cumplir los requisitos que establece la normativa autonómica al respecto y estar inscritos en el Registro de Demandantes de Vivienda Protegida de Asturias.

Construcción y demolición

La construcción de este edificio de Ruasa está incluida en el 'Área de Regeneración y Renovación Urbana' firmado en 2015 entre el Ministerio de Fomento y la Consejería de Bienestar Social, por el que el ministerio aportó 758.250 euros para esta operación y para la demolición de infraviviendas en El Reblinco. El plan ha supuesto la demolición de tres edificios con dieciocho viviendas. La mayor parte de ellos eran propiedad municipal, sin embargo, el Ayuntamiento tuvo que llegar a acuerdos con algunos propietarios para culminar el proyecto lo que retrasó en parte su ejecución.

Ruasa es una empresa municipal que se constituyó en Avilés el 26 de enero de 1996, con un capital social de 570.950 euros distribuido en 9.500 acciones. El Ayuntamiento de Avilés suscribió un 52,63% y las restantes fueron asumidas por 58 accionistas privados.

En 2007 se convirtió en una sociedad urbanística tras la modificación de sus estatutos y comenzó a adquirir las acciones que estaban en manos de los accionistas privados. Así, Ruasa se convirtió en una empresa totalmente municipal, de acuerdo con lo estipulado en la Ley de Contratos del Sector Público, que incorpora las Directivas de la Unión Europea en la materia. Desde mayo de 2009 el Ayuntamiento de Avilés ostenta la totalidad el capital social, que, tras varias aportaciones, en la actualidad asciende a casi ocho millones de euros.

Ese dinero procede de los ingresos por la comercialización y alquiler de viviendas y plazas de aparcamiento, ya que la sociedad gestiona los aparcamientos públicos de la Plaza de España y de la Pista de la Exposición. Las 286 plazas del primero generaron cada una ingresos por valor de 1.526,70 euros hasta los 436.638 euros facturados el pasado ejercicio, con un incremento interanual del 3,52%. Por su parte, cada una de las 570 plazas del segundo aportó a la empresa municipal 213,83 euros, en total 121.886,43.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos