La rula va camino de completar su mejor año de la última década

Parte de la flota permaneció ayer amarrada por el temporal. / MARIETA
Parte de la flota permaneció ayer amarrada por el temporal. / MARIETA

La facturación a día 30 de noviembre ya superaba a la de 2016 y todo indica a que al cierre del ejercicio se situará por encima de los 37 millones de euros

J. F. G. AVILÉS.

La rula de Avilés va camino de completar su mejor año de la última década. La facturación en los once primeros meses del año ya supera a la de todo 2016, 34,6 millones de euros frente a los 32,5 con los que cerró el pasado ejercicio, y todo indica a que a 31 de diciembre se situará por encima de los 37 millones de euros, barrera que sólo se ha superado una vez en los últimos diez años. Fue en 2015, y por escaso margen, 37.026.197 euros.

El alza que ya desde enero experimenta la lonja avilesina se sustenta en el fuerte incremento de las subastas de merluza y en los buenos resultados de las campañas de la xarda, en febrero, y del bonito, en verano. Tras cerrar un gran mes de octubre, con una facturación de 3,7 millones de euros, las subastas retrocedieron tímidamente en noviembre con respecto al mismo período del año anterior.

A lo largo del mes pasaron por la cinta 775.553 kilos de pescado que reportaron unos ingresos en primera venta de 2.648.664 euros. Son 112.273 menos en relación a noviembre de 2016, si bien hay que tener en cuenta que entonces se subastaron 110.826 kilos de bocarte a un precio medio de 1,83 euros, especie que siguiendo la pauta del año tampoco se dejó ver el mes pasado. Ni un solo kilo.

La merluza mantuvo su ritmo ascendente. El mes pasado se subastaron más kilos que en noviembre de 2016, 390.618 frente a 373.891, si bien la facturación fue menor debido al descenso del precio medio, de 4,4 a 4,26 euros el kilo. En total, esta especie dejó 1.662.326 euros, el 67,26% de las ventas totales del mes. También hubo más besugo, 891 kilos, casi el triple que en noviembre de 2016, con el consiguiente descenso del precio, 20,38 euros, cuatro y medio menos que hace un año. Con todo, la facturación en concepto de las ventas de esta especie se limitan a 18.165 euros, el 0,69% del total.

La bacalada se pagó a 0,91 euros el kilo, diez céntimos más que en octubre pero todavía lejos de los 1,33 euros que alcanzó en noviembre de 2016, por lo que pese al incremento de capturas la facturación fue notablemente inferior. En concreto, 157.921 euros frente a 201.777 en noviembre del año pasado.

Queda por conocer lo que depare diciembre y la campaña de Navidad, con subidas en los precios de pescados como el pixín, el besugo o la merluza grande. El grueso de la flota se mantuvo ayer amarrada a puerto como consecuencia del fuerte temporal de mar, si bien los pronósticos meteorológicos anuncian buen tiempo para la próxima semana, en la que se espera gran actividad en la lonja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos