Saint-Gobain supera los efectos de la crisis económica en la línea de Sekurit

Un camión entra en la planta de Saint-Gobain. /  MARIETA
Un camión entra en la planta de Saint-Gobain. / MARIETA

Para este año se han fijado 313 jornadas de trabajo, un nivel comparable a la actividad antes de la recesión económica

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Saint-Gobain Avilés recupera los niveles de trabajo similar a la situación que se vivía antes de la crisis económica de 2007 y que afectó profundamente a sus sectores claves. Aunque el contexto económico es en la actualidad muy diferente, la carga de trabajo para este año en la línea de Sekurit representa un importante aumento respecto al pasado ejercicio.

Así, en 2017 se acordó con los sindicatos realizar 280 jornadas de trabajo y, para este año, se han previsto 313 jornadas, respondiendo a un incremento de las previsiones de actividad. La compañía mantiene los habituales descansos largos de agosto y de diciembre.

Para aprovechar el buen momento que atraviesa el sector del automóvil en España y en Europa ha sido fundamental el nuevo calendario de trabajo fijado entre dirección y sindicatos para este ejercicio y el próximo. El acuerdo establece un mínimo de actividad y permite que la empresa pueda incrementar el número de jornadas, aunque se respetan los paros de diciembre y agosto. El compromiso entre las partes determina los criterios y compensaciones para incrementar o reducir las jornadas.

De esa manera, la dirección dispone de una herramienta para responder a las demandas de sus clientes y el comité de empresa, formado por Comisiones Obreras y UGT, logra compensaciones para los trabajadores, que mantienen sus habituales fechas de descanso.

De forma paralela, la multinacional del vidrio sigue con sus constantes inversiones en la línea de Avilés y, a lo largo de este año, modernizará las líneas de empaquetado, lo que podrá suceder a lo largo del verano.

La planta de Avilés mantiene su pulso en Saint-Gobain y para 2018 incrementará ligeramente la previsión de parabrisas, según confirmaron fuentes sindicales. Además del mercado español, desde Avilés se siguen exportando y este año está previsto atender demandas de fabricantes de Estados Unidos y México de los denominados 'parabrisas inteligentes'.

En este contexto, la línea de Glass sigue confiando en la recuperación de la construcción para incrementar las ventas.

I+D

La tercera pata es el centro de investigación y desarrollo (AR&DC) que, tras la reorganización mundial de la investigación en Saint-Gobain, perdió buena parte de sus efectivos. Actualmente, cuenta con una plantilla que ronda las 21 personas, pero toda la investigación puntera se ha centrado en París.

De esta manera, el AR&DC mantiene su actividad como laboratorio y asistencia de calidad a las fábricas de Saint-Gobain y externa. También realiza algunos proyectos de investigación, pero de unas magnitudes más sencillas a las que eran habituales en los años previos a la crisis económica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos