El saneamiento integral no se completará hasta el segundo semestre de este año

Vista general de la depuradora de Maqua a donde llega el colector general que recoge las aguas urbanas de la margen izquierda y el industrial de la margen derecha. De ella sale el emisario de Xagó. / PATRICIA BREGÓN
Vista general de la depuradora de Maqua a donde llega el colector general que recoge las aguas urbanas de la margen izquierda y el industrial de la margen derecha. De ella sale el emisario de Xagó. / PATRICIA BREGÓN

El Principado finalizará sus obras este mes, pero las de los colectores no concluirán hasta principios del verano

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La puesta en marcha definitiva de todos los equipos que intervienen en el saneamiento integral de la ría de Avilés no será una realidad hasta el segundo semestre de este año. La Consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Cantábrico trabajan desde los últimos meses del año pasado en la ejecución de los dos proyectos diseñados para mejorar el emisario de Xagó y el colector industrial, las dos obras que completarán un plan que arrancó en el año 1992.

El Principado estima que a lo largo de este mes estarán concluidos los trabajos comprometidos en el emisario, que cuentan con un presupuesto de medio millón de euros y que garantizarán el buen funcionamiento de esta tubería que parte de la depuradora de Maqua y lleva las aguas, ya tratadas, a aproximadamente 1.600 metros de la costa.

Entre los trabajos que se están finalizando se encuentran la automatización de la arqueta de unión entre las aguas provenientes de la depuradora y las del colector industrial, así como la instalación de caudalímetros y compuertas motorizadas, con los que se pretende controlar la cantidad agua que llega al emisario para que en caso de que se produzca un exceso de caudal y se superen las posibilidades de evacuación de esta tubería se dé preferencia al paso de las aguas industriales frente a las urbanas tratadas en la depuradora de Maqua y así evitar verter en la ría las primeras.

Más información

Por su parte, las obras comprometidas por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico tienen un mayor plazo de ejecución y no estarán finalizadas, según fuentes de este organismo, hasta principios del verano. La Confederación trabaja en el sellado de los aliviaderos de los colectores de forma que se garantice que cuando se produzca un exceso de caudal no termine en la ría el agua del colector industrial de la margen derecha sino que continúe hasta el emisario, donde tendrán preferencia de salida después de las obras ejecutadas por el Principado.

A pesar de que la construcción del colector industrial concluyó en 2011, esta infraestructura no ha entrado todavía en funcionamiento al surgir diferencias entre el Principado y la Confederación en el momento en que esta última trató de transferirle la gestión de este equipamiento a la administración regional y completar así el plan de saneamiento de la ría de Avilés.

El acuerdo alcanzado en octubre del año pasado entre este organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y la Consejería de Infraestructuras puso punto y final a meses de diferencias para las que no parecía haber salida. Mientras que el Principado se negaba a asumir una infraestructura como la del colector industrial para la que no existía garantía de que fuera a verter puntualmente en la ría, algo que la propia Confederación sancionaría; en este organismo se defendía que el colector de la margen derecha se había ejecutado conforme a proyecto y que en el momento de su redacción no se sancionaba el vertido a la ría puntual de estas aguas, aunque es algo que sí hace la ley en vigor.

Finalmente el acuerdo logrado por ambas administraciones y las obras a ejecutar han servido para cerrar estos desencuentros. Una vez finalizados los trabajos previstos en los equipamientos, será el momento de la redacción del acuerdo de cesión del colector industrial, denominado así porque recoge las aguas de las grandes industrias de la comarca, ya tratadas en sus propias depuradoras.

Siete años

Las obras de la última infraestructura proyectada en el plan de saneamiento integral de la ría de Avilés, el colector de la margen derecha, se finalizaron en 2011. Cuando se ponga en marcha en el último semestre de esta año se habrán cumplido siete años parada por distintas razones.

En primer lugar se produjeron demoras a la hora de ejecutar las pruebas necesarias de funcionamiento, que finalmente se aprobaron tres años más tarde. Y, cuando se fueron a realizar se comprobó que los equipos de bombeo carecían de suministro eléctrico, lo que impedía que el sistema funcionase.

No fue el único contratiempo, ya que cuando la Confederación completó la instalación que dotó al sistema de electricidad y se reanudaron las pruebas se produjeron roturas en el colector, por lo que volvieron a interrumpirse los trabajos para comprobar el buen funcionamiento. Tras un nuevo periodo, la empresa pública Tragsa inició las reparaciones que en aquel momento se proyectaron para que el sistema pudiera entrar en funcionamiento.

En octubre de 2016, una vez finalizadas dichas actuaciones, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico procedió de nuevo a llenar el colector con el fin de testar su capacidad antes de traspasar su gestión al Principado, administración con competencias en saneamiento. Pero fue entonces cuando surgieron los desencuentros sobre la fórmula de traspaso que no se solucionaron hasta un año después. Ahora parece que no podrán surgir nuevos problemas y el saneamiento se finalizará en el segundo semestre de este año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos