Sanidad compra un mamógrafo para el San Agustín ante las constantes averías del anterior

El resultado de unas mamografía, visto en una sala de radiología.
El resultado de unas mamografía, visto en una sala de radiología. / JORGE PETEIRO

El equipamiento fue licitado junto con otros tres por cerca de un millón de euros y adjudicado finalmente por la mitad

C. R. AVILÉS.

El Hospital Universitario San Agustín estrenará nuevo mamógrafo, suministrado por la empresa Emsor, ganadora del contrato de adjudicación de un lote de cuatro licitado por la Consejería de Sanidad durante el verano. Además del Área Sanitaria III, el departamento dirigido por Francisco del Busto licitó los mamógrafos para los hospitales de Jarrio, Valle del Nalón y Cabueñes. Con un presupuesto base de licitación de cerca de un millón de euros (990.000), el contrato fue finalmente adjudicado por prácticamente la mitad, 448.120 euros.

El centro sanitario avilesino se había visto obligado a alquilar un mamógrafo ante las continuas averías del anterior, con veinte años de antigüedad.

El alquiler del mamógrafo se decidió a principios de año, poco después del relevo en la gerencia del área sanitaria. Los problemas del viejo se repetían tan a menudo que hacían inviable alargar la situación. De hecho, según uno de los últimos estudios sobre demoras y listas de espera, arroja que esta prueba es una de las más ágiles. Así, el pasado mes de junio se realizaron 262 pruebas y quedaron en espera cinco personas. Hace un año, el número de pruebas realizadas en el mismo mes era menor, en concreto de 122 y quedaban en espera seis pacientes.

La mayoría de estas pruebas pertenecen al diagnóstico precoz que promueve el área sanitaria y que incide en tratamientos más conservadores tanto en el pecho como en la axila, donde se busca si el tumor ha llegado a los ganglios axilares. Aparte de la quimioterapia, que antes solo se aplicaba a la reducción de grandes tumores, han ido apareciendo nuevas técnicas en los últimos años como el hipofraccionamiento (dosis grandes de tratamiento), la radioterapia parcial acelerada o la radioterapia intraoperatoria, que permiten reducir el tiempo de tratamiento de forma drástica y facilitar la incorporación más ágil a la vida normal.

La empresa suministradora, Emsor, ganó en mayo la Estrella de Oro a la Excelencia Profesional que otorga el Instituto para la Excelencia Profesional por su «el compromiso con objetivos mucho más allá de la mera actividad comercial, para aportar las mejores soluciones especialistas y centros de diagnóstico con los que ha llegado a establecer una estrecha relación durante casi tres décadas».

Fotos

Vídeos