75 sanitarios se forman cada año como residentes en el Hospital San Agustín

Cada año entran en el centro veintiún nuevos profesionales, la mayoría médicos, que permanecen una media de cuatro años

C. DEL RÍO AVILÉS.

75 especialistas en formación refuerzan cada año la plantilla del Hospital Universitario San Agustín. Son médicos, enfermeras, psicólogos, farmacéuticos, biólogos y químicos, popularmente conocidos como MIR (médico interno residente). Una pequeña plantilla profesional en sí misma, alimentada cada año con veintiún recién licenciados dispuestos a conocer la práctica de una profesión en la que nunca se deja de aprender.

La especialidad que más residentes asume es Medicina Familiar y Comunitaria, en la que cada año coinciden 32 sanitarios, veinticuatro de los cuales son médicos y el resto, enfermeros. Las que menos son Neumología, Digestivo, Farmacia y Bioquímica Clínica, con cuatro simultáneamente. A esta última se puede acceder desde las licenciaturas de Biología, Bioquímica, Farmacia, Medicina y Química. En el medio se encuentra Medicina Interna y Salud Mental. La primera acepta a dos médicos al año, por lo que a lo largo de los cinco que dura la formación, uno año más que en las otras especialidades, se juntan diez especialistas. La segunda, Salud Mental, es otra unidad multiprofesional en la que entran un médico y un psicólogo al año que, junto con los dos enfermeros internos especialistas, conforman un total de doce especialistas a la vez.

Según explica Mercedes Cándenas, jefa de estudios de los especialistas en formación desde 2010, estos números, que han fluctuado ligeramente en los últimos años, «son los adecuados para nuestra área» y destaca asimismo la recuperación de seis plazas que no habían sido convocadas en los años anteriores. Conseguir que el Ministerio de Sanidad conceda una plaza de especialista en formación es un proceso largo y que ha de estar plenamente justificado. El gerente del área sanitaria III, Enrique González, había avanzado el pasado mes de mayo la intención de solicitar dos nuevas plazas, una gestión que de momento está parada «por los recientes movimientos de plantilla».

La duración media de la formación es de cuatro años, salvo en Medicina Interna, que son cinco

Los jóvenes reparten su tiempo en el hospital entre la asistencia al paciente y la teoría. De esa coordinación se encarga Cándenas, que media entre los responsables de cada una de las unidades y preside los comités de evaluación anual de los residentes. De ellos destaca su «preparación y gran ilusión», cualidades idóneas «para formar nuevos especialistas».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos