Satisfacción a medias entre las educadoras por la subida salarial

Educadoras de la Escuela de Educación Infantil La Toba comentan el acuerdo. /  MARIETA
Educadoras de la Escuela de Educación Infantil La Toba comentan el acuerdo. / MARIETA

El acuerdo plenario es recibido de manera desigual en función de la escuela, aunque sí se coincide en señalar que la reivindicación laboral de fondo se mantiene

C. DEL RÍO AVILÉS.

Con sensación agridulce han recibido las trabajadoras de las escuelas infantiles municipales el acuerdo plenario por el que verán incrementado su sueldo. La Corporación municipal aprobó el miércoles la inclusión de un complemento de productividad anual de 4.380 euros al año. Lo que a priori parece una buena noticia tiene matices por la forma en la que se ha conseguido. El aumento de la retribución se hará a través de un complemento sobre el que Somos ha arrojado dudas por su presunta ilegalidad.

El sentir del colectivo era ayer unánime en el fondo porque las demandas laborales no se han conseguido: ni han sido incluidas en la RPT (relación de puestos de trabajo) municipal ni se ha valorizado su puesto de trabajo. Pero, partiendo de esta base, sí se aprecian dos sensibilidades, una representada por las educadoras de las escuelas infantiles de La Toba y La Magdalena y otra, la expresada por las de El Quirinal.

En las dos primeras se hacía ayer una valoración «positiva» de un acuerdo que ven como «un ligero avance», aunque reconocen y subrayan que «no es lo que pedimos». «No sé si la forma en la que se ha llevado a cabo es la adecuada», comenta Sara Álvarez, del sindicato Avanza, en relación a la advertencia de Somos sobre su presunta ilegalidad. «Pero lo que sí sé es que fue aprobada en una mesa con los sindicatos presentes, que estuvieron de acuerdo», añade. En cualquier caso, «las trabajadoras no vamos a abandonar la lucha por conseguir nuestra inclusión en la RPT ».

Respecto a la propuesta de Somos que animó al colectivo a recurrir el acuerdo para consolidar la medida, Sara Álvarez lo descarta de forma tajante.

De similar opinión es Cristina Carrero, de Comisiones Obreras, que señala que el incremento de la nómina debería ser en la base salarial. «Siempre queda un poco de intranquilidad por las dudas sobre la legalidad del complemento, pero en el fondo muchas estamos contentas», explicó. «No estamos en desacuerdo con Somos porque su planteamiento es el de todas, pero visto el panorama, preferimos coger lo que no están ofreciendo. Eso sí, los partidos políticos y sindicatos tendrán que seguir trabajando», añadió.

Más beligerante fue Elena Vallepuga, de la Escuela de Educación Infantil de El Quirinal, para la que «no todo vale». Al contrario que sus compañeras, calificó la fórmula por la que se ha conseguido la subida salarial de «bastante decepcionante» e ironizó sobre ser «las trabajadoras del Ayuntamiento con el sueldo más bajo y el complemento de productividad más alto». Aparte, de que será un dinero que no cobrarán las trabajadoras temporales.

«Creo que se están riendo de nosotras», sobre todo «tras la reciente celebración del 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer. Cuando vimos a la alcaldesa manifestándose por los derechos de la mujer y en contra de la brecha salarial, que era una de las reivindicaciones de este año, nos preguntamos cómo era capaz de atreverse a estar allí junto a un colectivo tan feminizado como el nuestro delante», se preguntó.

Aunque aún es pronto para definir cómo mantendrán viva su reivindicación laboral, las tres representantes del colectivo están dispuestas a seguir trabajando e insistiendo en ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos