Satisfacción con los primeros datos del nuevo módulo de construcción

El panel sigue en el exterior del centro, recogiendo datos.
El panel sigue en el exterior del centro, recogiendo datos. / MARIETA

«La tecnología aún está lejos del mercado, pero con estos proyectos facilitamos que se acerquen», destaca Íñigo Felgueroso

F. DEL BUSTO AVILÉS.

«Aún ha pasado poco tiempo, pero los resultados que estamos teniendo son muy buenos», asegura Íñigo Felgueroso, director de la Fundación ITMA, sobre el nuevo módulo de construcción ideado gracias a un proyecto europeo y que representa una de las alegrías del centro de investigación en lo que va de año.

El nuevo módulo (ETFE-MFM) se puede observar en la fachada del Centro del Acero, justo en la zona del salón de actos. El pasado junio era uno de los tres finalistas en la cumbre europea de nanotecnología celebrada en Malta. Aunque el premio recaía finalmente en SensIndoor, figurar como una de las tres propuestas más interesantes del año era el broche de oro a un proyecto de I+D iniciado en 2014 y donde los investigadores avilesinos lideraban una propuesta con una inversión de 3,4 millones de euros.

Este trabajo se encuentra en la fase final. El próximo mes de noviembre, Avilés acogerá un congreso para presentar el material. También se avanzarán los datos de monitorización que se vienen recogiendo desde finales de junio.

«Aún ha pasado poco tiempo», asegura Felgueroso, «pero los datos que estamos teniendo son muy buenos. Puede ser muy interesante para el sector».

El módulo EFTE ya es sobradamente conocido por el sector de la Construcción. Se ha empleado en numerosos proyectos para recubrir la fachada, como sustituto del vidrio, con la ventaja de ser más resistente y menos pesado. Se ha venido utilizando en el exterior de edificios para darles una imagen especial, como puede ser en el Cubo de Agua de los Juegos Olímpicos de Pekín, nombre popular al Centro Acuático Nacional y que acogió los deportes de piscina.

En la investigación desarrollada en Avilés se creó un nuevo módulo fusionando al EFTE las posibilidades de la electrónica y la tecnología led. De esta manera, se ofrece a los arquitectos la posibilidad de una envolvente que genera energía, la almacena y la aprovecha en la fachada del edificio de una manera estética.

«Este material aún se encuentra lejos del mercado y estos proyectos son la manera de acercarlos, que las empresas vean sus posibilidades y conozcan sus aplicaciones», destaca Felgueroso. No en vano, entre los socios de esta iniciativa se encuentran tres empresas de gran importancia.

Una de ellas es Acciona, la constructora española. También aparecen Solarte, una empresa del grupo alemán Belectric dedicada a la elaboración de células fotovoltaicas, y la compañía alemana Taiyo Europea, que fabrica membranas para la construcción y cuya matriz se encuentra en Japón. El interés de las tres por desarrollar el producto es evidente ya que lo pueden utilizar en su actividad o para comercializarlo.

Además, la Fundación ITMA ha contado con otros socios tecnológicos como el Centro Nacional de Energías Renovables, un laboratorio español, y Greenovate Europe, una consultora independiente centrada en las energías renovables y la sostenibilidad.

Fotos

Vídeos