Seis meses de cárcel y un año de retirada de carné para el 'Menda Lerenda'

El carné que el conductor presentó a los agentes, identificándose como Menda Lerenda./LVA
El carné que el conductor presentó a los agentes, identificándose como Menda Lerenda. / LVA

Los testimonios de los agentes de la Policía Local que le dieron el alto en un control, fundamentales para condenarlo

Cristina Del Río
CRISTINA DEL RÍOAvilés

El Juzgado de lo Penal Número 1 de Avilés ha condenado a seis meses de prisión y un año y un día de retirada del carnet de conducir a R. V. V., de 37 años y más conocido como 'Menda Lerenda', el sobrenombre con el que se identificó ante los agentes de la Policía Local que le dieron el alto en un control de alcoholemia el 17 de marzo. El testimonio de los policías, el único que se escuchó en el juicio celebrado el pasado jueves dado que el acusado no se presentó, ha resultado determinante para la sentencia condenatoria.

Tal como se publicó entonces, los agentes describieron a la sala la surrealista situación protagonizada en un control rutinario tras parar a un conductor que se identificó como 'Menda Lerenda' y presentó una carnet de la 'República Errante'. La primera pregunta del individuo fue «si estábamos en territorio español» y, acto seguido, «comenzó a desvariar, diciendo que él era ciudadano del mundo, que se le estaba coartando el derecho a la libertad de movimiento y que por qué tenía que someterse a la prueba de alcoholemia», relató uno de los policías.

El resultado del control de alcoholemia fue negativo, pero el agente que estaba tratando con él consideró que podría encontrarse bajo los efectos de alguna droga. No solo por el olor del interior del vehículo, sino también por «las pupilas, los ojos, el rostro y el comportamiento» del individuo. Tal como había pasado previamente, rechazó someterse a esta segunda prueba. «Se negó a bajarse del vehículo, bajó los pestillos y comenzó a grabarnos con el móvil». Llevó unos cinco minutos razonar con él y «tranquilizarlo», aunque finalmente lograron que se trasladara al furgón habilitado para el control. Fue lo máximo que consiguieron. Tras el cacheo en el que se le encontraron dos porros antes de subir al citado vehículo, se negó a someterse al detector.

El joven fue detenido y trasladado a la comisaría. La negativa a someterse al control de droga llevó a la fiscal a considerar que tendría algo que ocultar, rechazando asimismo que el hombre no «comprendiera» las instrucciones de los agentes, como aseguraba su defensa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos