La SEPI descarta negociar con la plantilla de El Árbol de Llaranes

Los vecinos del barrio mostraron su apoyo a los trabajadores de El Árbol. / MARIETA
Los vecinos del barrio mostraron su apoyo a los trabajadores de El Árbol. / MARIETA

Más de un centenar de personas arropó ayer la concentración de los trabajadores frente al supermercado

C. DEL RÍO AVILÉS.

La SEPI se niega a negociar el futuro laboral de la actual plantilla de El Árbol de Llaranes, la marca comercial del grupo DIA que actualmente mantiene alquilado el inmueble público. El jarro de agua fría no sorprendió en extremo a los trabajadores, pero sí estuvo muy presente durante la concentración que ayer, durante veinte minutos, mantuvieron frente al establecimiento. Más de un centenar de vecinos, entre los que se encontraban varios representantes de los grupos políticos municipales, arropó a una plantilla que advierte de que luchará hasta el final por mantener su puesto de trabajo.

«Ayer por la mañana (por el lunes), el abogado de la SEPI nos dijo que se rompían todas las negociaciones a raíz de lo publicado en prensa. Al parecer, le habían pegado el toque y le habían preguntando quién era él para mediar y negociar», explicó la portavoz de la plantilla, que lo interpretó como una «disculpa» para desentenderse del conflicto.

«Insistiremos en que se sienten a negociar con nosotros y que, por lo menos, nos escuchen. A la SEPI solo le pedimos que medie y a la empresa que entra que acceda a reunirse con nosotros para saber lo que hay aquí: cuántos somos y antigüedades. (...) A lo mejor, ni siquiera tienen que asumir a toda la plantilla (por la edad de algunos compañeros, próxima a la jubilación)», subrayó la portavoz. «Solo pedimos el derecho más básico, que es el derecho a trabajar y ganarnos la vida honradamente (...). Los trabajadores estamos unidos y decididos a llegar adónde tengamos que llegar», sentenció.

«Solo pedimos el derecho más básico, el derecho a trabajar», afirman los trabajadores

La concentración, que llegó a ocupar la carretera y a cortar el tráfico, terminó con aplausos y abrazos a las trabajadoras, muy emocionadas con el calor de los vecinos y el apoyo de los políticos.

Luis Ramón Fernández Huerga, portavoz del grupo municipal socialista, explicó que ya habían mantenido dos reuniones con los trabajadores y trasladó su intención de ver lo que desde el gobierno se puede hacer. «Queremos implicarnos en la medida en la medida en la que podamos y confiamos en que el conflicto llegue a buen puerto», compartió.

El Partido Popular, a través de su concejal Constantino Álvarez, realizó un «llamamiento al diálogo» y pidió una «solución que pase por garantizar el empleo, algo en lo que deben trabajar administraciones, los sindicatos y los empresarios». «Hay contratos en los que ya se refleja la subrogación y en el futuro hay que trabajar en esa línea, incorporando cláusulas en los contratos o contemplando en los convenios los cambios de titularidad, los societarios y de capital en las empresas y que estos no representen ningún problema para los trabajadores», amplió.

Xune Elipe, de Somos, se manifestó en el mismo sentido y destacó la alta asistencia a la concentración. «Este es un tema laboral y social, afecta a los trabajadores y a los vecinos», indicó. «Sinsentido» fue la definición que escogieron tanto Carmen Conde (IU) como Covadonga Barrroso (Ganemos), que pidieron a la SEPI su mediación. «En todos los sectores se está hablando de subrogación si se continúa con la misma actividad», reflexionó Conde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos