Sepides presenta un Plan Especial para desarrollar 85.595 metros cuadrados en el PEPA

Gráfico que representa el ámbito de actuación al norte del PEPA, donde se mantendrá la parcela de Fertiberia, se urbanizarán cinco parcelas y se habilitará un aparcamiento y zonas verdes.Parte de los terrenos que urbanizará la Sepi dentro del ámbito de actuación AD-6, al norte del PEPA junto a la avenida de la Siderurgia. / PATRICIA BREGÓN
Gráfico que representa el ámbito de actuación al norte del PEPA, donde se mantendrá la parcela de Fertiberia, se urbanizarán cinco parcelas y se habilitará un aparcamiento y zonas verdes.Parte de los terrenos que urbanizará la Sepi dentro del ámbito de actuación AD-6, al norte del PEPA junto a la avenida de la Siderurgia. / PATRICIA BREGÓN

Urbanizará cinco nuevas parcelas al norte del polígono, mantendrá la de Fertiberia y creará una zona de aparcamientos

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Sepides, a través de la Sociedad Parque Empresarial del Principado de Asturias S. L., S. M. E., que gestiona el polígono, ha presentado en el Ayuntamiento de Avilés el 'Plan Especial del ámbito AD-6', con el que dicha sociedad dependiente del Ministerio de Hacienda promueve el desarrollo de 85.595 metros cuadrados de suelo al norte de los terrenos ocupados por el PEPA. Comprende una franja de terrenos que limitan con la avenida de la Siderurgia, la carretera local AV-1, junto a las instalaciones de las empresas Fertiberia y Transformados Dolomíticos (Talleres Gozón), hasta alcanzar las instalaciones de ArcelorMittal. Los trabajos previos habían comenzado el año pasado con, entre otras actuaciones, la demolición de la antigua fábrica de oxígeno de Ensidesa.

El plan presentado se realizará, de acuerdo con el Plan General de Ordenación Urbana de Avilés vigente, a través del instrumento urbanístico de Plan Especial. En él se define la organización del ámbito mediante el mantenimiento de la parcela de Fertiberia y la creación de cinco nuevas parcelas propiedad del Parque Empresarial Principado de Asturias, la reorganización interior de la parcela de Talleres Gozón y un área de zona verde y aparcamiento.

Las 'manzanas' situadas dentro de este área se clasifican en las categorías de gran industria, pyme (talleres, industria y almacén), logística, terciario (oficinas y comercio) y equipamientos.

Más información

Por tanto, los usos susceptibles de implantarse dentro del ámbito AD-6 del PEPA son industrial, logístico, terciario y equipamientos, «que permitirán poner suelo a disposición de los emprendedores para la creación de riqueza y, en definitiva, de empleo», tal y como aseguran a LA VOZ DE AVILÉS fuentes de Sepides. Según ha podido saber este periódico, uno de los primeros objetivos en el desarrollo de este nuevo ámbito de actuación del polígono será habilitar una gran explanada destinada a aparcamientos. En los últimos años, a medida que ha ido creciendo el PEPA, sobre todo en el área en el que se implantan empresas tecnológicas como la antigua CSC (ahora DXC), con edificio propio completo y una planta ocupada de uno de los edificios 'gemelos' de oficinas de Sepides o Software AG, se demanda más zonas de aparcamiento. A esas empresas, con más de 1.000 trabajadores como es el caso de DXC, se unen las del sector del metal del entorno, con abundante mano de obra que apenas tiene sitio para aparcar sus vehículos particulares.

La situación ha llegado a un nivel de saturación que no es extraño que algunas parcelas vacías hayan sido ocupadas directamente como aparcamientos de empresas, e incluso en el centro de las rotondas junto a las naves. La propia Entidad de Conservación del polígono ha demandado que se habilite explanadas «como pasa en todos los polígonos industriales de estas características».

Además de este objetivo básico de Sepides de facilitar el aparcamiento de los trabajadores, la sociedad estatal tampoco pierde de vista el cariz tecnológico que está tomando en los últimos tiempos el PEPA. Así, según ha podido saber este periódico, uno de los motivos de acometer ahora el desarrollo del ámbito de actuación AD-6 en la zona norte es estar en condiciones de atender la posible demanda futura de empresas tecnológicas, tras la experiencia con DXC, que precisó con rapidez el acondicionamiento de nuevas oficinas para dar cobijo a su expansión en Avilés.

También está en pleno desarrollo el Parque Científico y Tecnológico Isla de la Innovación, por lo que Sepides contempla las futuras demandas de edificios de oficinas y espacios para emprendedores, de ahí que el sector terciario vaya a tener un importante protagonismo en este ámbito.

Su ubicación las convierte, además, en unas parcelas de gran interés. Se encontrarán en uno de los espacios del PEPA con más actividad industrial, próxima a los talleres de Asturfeito, el Grupo Daniel Alonso y de Idesa. Además, se encuentran cercanas a los futuros enlaces del Parque Empresarial con la autovía del Cantábrico a través del enlace de Garajes, lo que representa otro elemento de valor añadido.

Oferta industrial

En la actualidad, Sepides mantiene parcelas en venta en el Parque Empresarial, con lo que dispone de suelo para atender necesidades urgentes de inversores. Sin ir más lejos, en la falda de Valliniello, con una docena de parcelas, la mayoría de ellas superan ligeramente el millar de metros cuadrados, aunque también las hay de mayor tamaño, que pueden llegar a los 14.000 metros.

En cambio, apenas se han comercializado, a pesar de la continua petición de suelo industrial en la comarca que ha canalizado en sus reivindicaciones la Cámara de Comercio de Avilés. El motivo es el precio del suelo, según denuncian los empresarios. En el primer proceso de venta se partía de unos precios de 165 euros el metro cuadrado, que la SEPI rebajó hasta en un 38% hasta los 102 euros por metro en algunas fincas hace dos años. Pero esas condiciones siguen sin seducir a los emprendedores.

La sociedad Parque Empresarial Principado de Asturias, cuyos terrenos pertenecían a Ensidesa, abarca una superficie total de 2,1 millones de metros cuadrados brutos. El objetivo inicial de este área era facilitar una transformación radical del ámbito del desmantelamiento siderúrgico para contribuir a paliar los efectos de la fuerte reconversión que afectó a Avilés y su comarca. Con un arranque controvertido por la falta de criterio en la selección de proyectos y la política de precios de alquiler que ahuyentó sobre todo a la pequeña y mediana empresa, el PEPA es en la actualidad uno de los polos industriales, con más de un centenar de empresas que han pasado por alguna de sus parcelas, algunas de ellas vacías después del reajuste que provocó la crisis económica.

La política de precios, primero de Infoinvest, después de la Sepi y ahora a través de su filial Sepides, nunca ha estado acorde a la demanda empresarial en Avilés. Las relaciones entre las administraciones municipal, regional y central, en ocasiones del mismo signo político, aunque casi siempre en medio de la disputa PP-PSOE, tampoco han favorecido la consolidación de una política industrial común para organizar con criterio tanto los usos como los precios del suelo en el Parque Empresarial Principado de Asturias.

El Gobierno central contabiliza una inversión de más de 35 millones de euros en el polígono, «lo que demuestra el compromiso de Sepides y, a través de esta empresa, de su accionista, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) con la revitalización de la actividad empresarial y, a través de ello, con el empleo de esta comarca», según defiende.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos