Sepides reformará el edificio de Telefónica del PEPA para acoger empresas tecnológicas

Sepides reformará el edificio de Telefónica del PEPA para acoger empresas tecnológicas
El edificio de Telefónica del Parque Empresarial Principado de Asturias. / MARIETA

La empresa pública estatal plantea una inversión en tres millones de euros en Avilés hasta el próximo año 2020

Ruth Arias
RUTH ARIAS

El antiguo edificio de Telefónica en el Parque Empresarial Principado de Asturias volverá a tener uso. Después de haberse salvado de la piqueta 'in extremis' en el verano de 2015, Sepides plantea ahora rehabilitarlo para convertirlo en un edificio de oficinas. La intención de la empresa estatal, según ha podido saber este periódico, es la de que pueda albergar a empresas de base tecnológica.

El inmueble, que fue uno de los emblemas de la antigua Ensidesa, cuenta con 1.100 metros cuadrados de superficie. Se levantó en el año 1954 para dar servicio a la naciente empresa siderúrgica y se construyó siguiendo modelos de arquitectura racionalista de principios del siglo XX. En su momento, cuando nació el PEPA, albergó las oficinas de Infoinvest, la empresa pública que lo gestionaba, pero lleva ya años vacío. En la actualidad cuenta con tres plantas destinadas a despachos y salas de reuniones, y también alberga algunas oficinas en las otras tres plantas superiores del torreón.

El edificio se ubica en una parcela de 6.541 metros cuadrados en la que también existen zonas verdes y aparcamientos, pero esto no resultó atractivo para ninguna empresa cuando Sepides lo puso a la venta, por un precio de alrededor de 400.000 euros, a finales del año 2015, una vez frustrado el proyecto para demolerlo.

El edificio se salvó de la piqueta y se sacó a la venta, pero no recibió ninguna oferta

Fue en el verano de aquel año cuando la empresa pública convocó un concurso para derribar dos edificios del parque empresarial, la antigua fábrica de oxígeno y la telefónica. Se inició entonces un movimiento pidiendo la conservación de la central de comunicaciones y alguna figura de protección para el inmueble, que tuvo éxito. En el mes de agosto, el Ministerio de Hacienda dio marcha atrás y decidió su conservación, aunque mantuvo su intención de librarse de él sacándolo a la venta.

Ninguna empresa, no obstante, se presentó a aquel proceso, que quedó desierto, y el destino del emblemático edificio se convirtió en una incógnita hasta ahora, con el plan del Gobierno central de convertirlo de nuevo en un edificio de oficinas que pueda dar cabida a compañías de tamaño reducido y que complementaría los servicios que ya se ofrecen en el parque empresarial.

Ahora se retoma la idea de destinarlo a oficinas, una opción que ya se había puesto sobre la mesa en el año 2005, cuando el plan era construir un centro de empresas en el PEPA y se planteó que el edificio de Telefónica se convirtiera en una extensión del mismo, aunque ese proyecto nunca se llevó a cabo y, al final, la Cámara de Comercio terminó construyendo unas naves nido que han tenido siempre una muy buen aceptación entre los emprendedores de la comarca.

Sepides sumaría esta nueva oferta en la antigua central telefónica a la de los dos edificios gemelos de la calle Comerciantes, donde están instaladas las empresas Software AG y, desde hace algo más de un año DXC Technology (la antigua CSC), una compañía en constante expansión que amplió su presencia en el PEPA después de que Sepides realizara una inversión superior a los 600.000 euros para reformar la instalación de climatización y reparase varias deficiencias en los cuadros eléctricos.

Tres millones de inversión

No es el único proyecto de Sepides para los próximos años en el parque empresarial de Avilés. En los Presupuestos Generales del Estado, presentados el pasado martes, se contemplan 288.000 euros para este año, pero figura también una proyeccción de dos millones de gasto para el próximo 2019. Con ese dinero se pretende afrontar no solo la reforma del edificio de Telefónica, sino también poner en marcha el desarrollo de cerca de 86.000 metros cuadrados de terreno en la parcela más cercana a Fertiberia, la conocida como AD-6. Para ella la empresa estatal presentó el pasado diciembre un Plan Especial para crear nuevo suelo industrial además una zona de aparcamiento, una de las grandes carencias del parque.

Estos nuevos espacios se plantean inicialmente para la gran industria, pero también para pequeñas y medianas empresas, como pueden ser talleres o almacenes, actividades logísticas o incluso para usos terciarios, es decir, oficinas y comercio. El abanico es amplio, y busca poner nuevo suelo a disposición de los empresarios, si bien es cierto que Sepides aún no ha conseguido vender todo el terreno de las fases anteriores del parque.

En la actualidad hay disponibles catorce parcelas, la mayoría en la falda de Valliniello, once de ellas para industrias y otras tres para actividades terciarias. El problema siguen siendo sus elevados precios pese a las últimas rebajas. Ahora mismo se ofertan a cantidades que oscilan entre los 94 euros el metro cuadrado de las más grandes a los 212 de las destinadas a usos terciarios. Es la cuarta vez que se inicia un proceso de venta y los precios se han ido rebajando paulatinamente sin que se hayan logrado vender estas últimas parcelas.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos