Un socio acusa a la Cofradía de vulnerar la ley de protección de datos

C. R. AVILÉS.

Eduardo Chedas, socio de la Cofradía de Pescadores, alegó ayer, en el Juzgado de Primera Instancia Número 4, una presunta vulneración del derecho fundamental a la protección de datos, después de que la entidad obtuviera directamente de la empresa para la que trabaja el demandante, y sin consentimiento del interesado, información sobre el buque en el que está embarcado. Su representantes legal, Manuel Barba, que impugnó el correo electrónico que la otra parte presenta como prueba, expuso que son «datos personales protegidos que se han obtenido de forma ilícita».

La defensa de la Cofradía de Pescadores se opuso a tal pretensión y la jueza valoró la suspensión del proceso por una cuestión de prejudicialidad penal, es decir, porque ahora mismo hay otro juzgado instruyendo una denuncia por este mismo asunto.

En cualquier caso y hasta llegar a este punto, ambas partes se ratificaron en sus posturas. En el caso de Barba, insistió en solicitar la aportación de una serie de documentos como el libro de socios, el de las cuentas anuales y el inventario de inmuebles vendidos, entre otros. Y, en el caso de la Cofradía, en su negativa a hacerlo.

Precisamente hoy, declararán en el juzgado de instrucción nº7, en calidad de investigados en el asunto relativo a la falsificación de firmas en acta del Cabildo, el secretario de la Cofradía de Pescadores, Alejandro Álvarez, y el vicepatrón, Luis Eugenio Brun Espiña, en representación de los trabajadores.

Respecto a la presunta vulneración del derecho a la protección de datos personales, lo harán el secretario y el vicepatrón en representación de los armadores, Ignacio Santiago Pereiras.

Una treintena de socios se mantiene en pie de guerra contra la Cofradía de Pescadores después de que esta, durante el verano, tratara de cambiarles las condiciones de alquiler de sus viviendas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos