Las solicitudes de licencias de obra caen en Avilés un 25% en el último año

Edificio de viviendas construido por Ruasa en la calle Cristóbal Colón de Villalegre. / MARIETA

Entre enero y septiembre no se ha pedido ningún permiso para construir un nuevo edificio en la ciudad

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La construcción sigue parada y este año todavía más que el anterior. Eso es lo que parece indicar las cifras que maneja el Ayuntamiento de Avilés en cuanto a las licencias de obra solicitadas, tanto para la construcción de nuevos edificios como para obras menores o incluso para reformar locales para abrir negocio. Ninguno de los datos del último año en comparación con los del anterior son positivos. En total se han solicitado un 25% menos de licencias entre enero y septiembre de 2016 y que en el mismo periodo de este año.

En cifras exactas, en los últimos nueve meses se han tramitado 21 licencias para obras mayores, es decir construcción o rehabilitación de edificios, pero ninguna de ellas fue para el inicio de un nuevo inmueble, todas fueron para viviendas unifamiliares (5) o para la rehabilitación de edificios o chalés (ocho en cada caso). La cifra es muy similar a la del periodo anterior, que fue de 22, pero en ese caso para la construcción de edificios se habían solicitado dos licencias y para su rehabilitación once, el resto habían sido para unifamiliares.

Tampoco parece que el refugio esperado para la construcción de la rehabilitación de edificios esté teniendo un buen comportamiento este año en Avilés, ya que si entre enero y septiembre de 2016 se habían presentado en el Ayuntamiento 902 solicitudes para realizar obras en fachadas, interiores de edificios, cierres de terraza, cambios de ventanas o reformas interiores de las viviendas; en ese mismo periodo en este año la cifra se ha reducido a 669. En el caso de las intervenciones en las fachadas de los edificios el número ha pasado de 118 a 98. Y en cuanto a otro tipo de obras en edificios la cifra todavía ha caído más y frente a los 158 de enero a septiembre de 2016 están las 86 licencias de este mismo periodo en el actual ejercicio.

En los últimos años la ciudad ha visto como proliferaban las obras de rehabilitación y reforma de la fisonomía de sus edificios y parece que ahora empieza a ponérsele freno. La reforma de los tejados pasó de 79 hace un año a 20 entre enero y septiembre de éste. Pero por lo que se refiere a cambios en las ventanas o el cierre de las terrazas parece que la tónica cambia, con una población cada vez más concienciada de la eficiencia energética, de las primeras se tramitaron en el Consistorio entre enero y septiembre de 2016 seis licencias frente a las diecisiete que se llevan este año; y de las segundas fueron 21 en 2016 y ahora son 23.

En cuanto a la intervención en el casco histórico, la cifra de intervenciones ha crecido ligeramente este año, 33 frente a 25 del anterior. El Ayuntamiento ha mantenido desde hace una década subvenciones a las comunidades de propietarios para hacer frente a la rehabilitación de sus edificios principalmente en el casco histórico de la ciudad, aunque con el paso de los años se ha ido abriendo la zona subvencionada para mejorar la imagen de la ciudad.

En todo caso, la construcción es un termómetro de la economía local que se ve todavía con mayor fuerza si se atiende a las cifras en cuanto a las licencias solicitadas en relación a actividades económicas, 649 frente a 449.

En los nueve primeros meses del año pasado el Ayuntamiento recibió un total de 124 solicitudes para autorizar la apertura de negocios, de las que 95 se realizaron a través del procedimiento de declaraciones responsables y once fueron bares y dieciocho de actividades clasificadas que requieren licencia concreta. Un año más tarde la cifra de solicitudes de apertura se ha quedado en 83, setenta siguieron el procedimiento abreviado con el que presentando una declaración en el Ayuntamiento ya es posible la apertura del negocio, mientras que seis fueron bares y cuatro clasificadas, hubo otras tes inocuas que siguieron el trámite tradicional de solicitud de licencia.

En esa espiral de caída de la actividad económica local se ha producido hasta un descenso en el número de licencias que se han presentado en el Ayuntamiento para solicitar un cambio de titularidad de un negocio. Lo que sí ha crecido, por contra, es el número de licencias de terrazas de hostelería solicitadas. Entre enero y septiembre de 2016 fueron 23 y en ese mismo periodo de este año han sido tres más.

La caída en el número de licencias tramitadas en el Ayuntamiento tiene su reflejo en la cuenta general de la institución que ve mermada la partida que esperaba ingresar este año a cuenta de este tipo de intervenciones en edificios de la ciudad.

Más

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos