«Solo la viola me permite expresar todo lo que siento»

«Solo la viola me permite expresar todo lo que siento»
Jesús Rodolfo con su viola. / LVA

El aclamado músico asturiano Jesús Rodolfo ofrecerá este domingo en el Niemeyer, un concierto con obras de Bach, Huelga y Hindermith Jesús Rodolfo Violista

EVA FANJUL AVILÉS.

Hace días que no quedan entradas para el concierto que el violista asturiano Jesús Rodolfo ofrecerá a las 13 horas del domingo, 11 de marzo en el Niemeyer. Y es que, este joven ovetense criado en Valdés, y que desde hace diez años reside en Nueva York, está considerado uno de los mejores músicos jóvenes del mundo por su genial maestría con la viola. En su actuación, enmarcada en el ciclo 'Suena la Cúpula', interpretará un repertorio titulado 'Harmonías divinas' con obras de J. S. Bach, Jorge Huelga y Paul Hindermith.

-Se han agotado las entradas para su concierto, ¿se lo esperaba?

-No, no me lo esperaba, es increíble, la verdad. De hecho, necesitaba entradas para amigos y creo que me he quedado sin ellas. Al concierto vienen amigos, profesores de Oviedo, familia, así que es algo muy especial para mí.

- ¿Es su primera vez en el Niemeyer?

-Sí, es la primera vez y tenía muchas ganas de conocerlo porque mi amiga Lucille Chung, que actuó aquí, ya me había hablado de este espacio, y en la cúpula, con la exposición de Francis Bacon, resulta perfecto.

- ¿Qué repertorio va a ofrecer?

-Pues va ser un concierto muy especial, tenía muchas ganas de presentar un programa solo. Así que he preparado un repertorio para viola, se titula 'Harmonías divinas' e incluye obras de Bach, de Hindermith y de mi amigo Jorge Huelga, por cierto, que es gijonés.

-¿Cómo surgió esa colaboración con Jorge Huelga?

-Huelga es un magnífico músico y violista que está ahora en Estados Unidos. Como yo, ya llevaba años en el país, lo estuve encaminando un poco antes de su llegada. Cuando le conocí me dijo que llevaba tiempo componiendo para mí. La primera obra creo que fue 'Conections'. La pieza que interpreto de él el domingo se titula 'Gravity' y es muy especial, una auténtica joya que extrae toda la resonancia de la viola. Es impresionante al capacidad de componer para viola que posee Huelga porque tiene un conocimiento absoluto del instrumento.

-En 2017 presentó su primer disco junto a la pianista Mariko Furukawa, ¿cómo ha sido la experiencia?

-Fue genial. Mariko y yo llevamos trabajando juntos cerca de diez años y no podía desear algo mejor. Cuando nos conocimos la conexión fue inmediata. Su papel fue fundamental, no nos acompañamos sino que interpretamos juntos, nos escuchamos el uno al otro y no tenemos casi que hablar cuando tocamos juntos. Durante unos siete años hemos tocado y viajado con el repertorio que aparece en el disco sonatas Op.11 No.4, Op.25 No. y 1939 de Hindemith. Por cierto, estoy muy emocionado porque el miércoles que viene lo presento en Oviedo, en un acto presentado por mi profesor y catedrático de viola en el Conservatorio de Oviedo, Luis Magín Muñiz.

-Ahora ya está preparando el segundo trabajo discográfico.

-Sí, lo voy a grabar ahora, el mes que viene en Italia y esta vez cambio de discográfica, lo haremos con Odradek, incluirá tres sonatas de Bach y una obra de Ligeti, la que es sin duda la obra más compleja para viola, que lleva el instrumento al extremo.

-¿Por qué escogió la viola?

-La verdad yo empecé con piano y me encantaba el violín, pero cuando empecé a tocarlo no conseguía obtener la profundidad que buscaba, algo que hallé en la viola. Es un instrumento que me habló al alma y me permite expresar con música cosas que no puedo de otra manera. Yo soy la viola , pienso y siento a través del instrumento.

-¿Qué consejo daría a los niños que tienen que escoger instrumento

-Les diría que es algo muy importante, si se enamoran de un instrumento, sigan su sueño hasta el final y trabajen muy duro todos los días, con tesón y que nunca se rindan, que confíen en ellos mismos.

-¿Qué es lo que más hecha de menos de Asturias?

-Pues el apoyo de amigos con los que crecí, de profesores, de la familia. A veces actúo en otros países, en salas fantásticas, pero no hay el calor que sientes cuando tocas en casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos