El sueño teatral de Alicia Andrés

La escritora avilesina Alicia Andrés. / LVA
La escritora avilesina Alicia Andrés. / LVA

La escritora avilesina publica 'Un hombre sueña', una obra de reencuentros

C. DEL RÍO AVILÉS.

Sin dejar la melancolía de su debut literario, la escritora Alicia Andrés (Avilés, 1977) acaba de publicar 'Un hombre sueña', una obra de teatro que supone un doble reencuentro, el del personaje con fragmentos de su memoria y el de la autora con uno de sus géneros predilectos y enraizado con sus orígenes. Su propuesta, de «producción compleja, pero no imposible», rescata del olvido el testimonio de un excombatiente español en la Segunda Guerra Mundial, un republicano condenado a muerte tras luchar en las filas francesas.

Andrés presentó el pasado mes de mayo el libro en la Librería Centro de Arte Moderno de Madrid y, en junio, tuvo la oportunidad de firmar ejemplares en la multitudinaria Feria del Libro de la capital. Ahora confía en poder ver en escena su creación, para lo que ya está moviéndola entre compañías teatrales con un concepto diferente de lo escénico, es decir, en las que público y actores no están separados por «ese muro invisible que es la cuarta pared», explica la autora. Supondría, además, revivir la emoción que sintió siendo estudiante de secundaria al asistir a la representación de algunos de sus personajes en el Teatro Palacio Valdés. «Fue emocionante ver cómo cobraban vida sobre un escenario por primera vez», desde entonces ha podido ver alguna de sus obras sobre las tablas, pero 'Un hombre sueña' es la primera de larga duración.

El personaje principal (el soñador) es «una figura espejo, en la que todos podemos reflejarnos». «Al final del viaje, público y actor experimentan las mismas sensaciones, la misma angustia» en un tema que la escritora estaba especialmente interesada en rescatar porque «la historia de los republicanos en la Segunda Guerra Mundial ha sido indignamente silenciada», reivindica.

La obra rescata el testimonio de un condenado a muerte tras luchar en filas francesas«La historia de los republicanos en la II Guerra Mundial ha sido indignamente silenciada»

La obra pertenece a un género híbrido entre el teatro tradicional, basado en el texto, y el teatro sensorial, donde lo importante es la puesta en escena, los sonidos, los sabores y el tacto. Su desarrollo es itinerante e implicaría un recorrido por distintas estancias. Compañías de largo recorrido como Teatro de los Sentidos trabajan en esta línea.

El sueño es el recurso al que recurre Andrés para plasmar los sentimientos del excombatiente español. «El sueño siempre me ha parecido un tema fascinante, el doble hilo de nuestra historia vital. En casi todo lo que he escrito está presente de un modo u otro». A través de este lenguaje simbólico, la obra está salpicada de pequeños rituales que tratan de reproducirlo. «Ese sueño se produce en un tiempo difícil, un tiempo de guerra, y el sueño se formula como una vía de escape, un espacio de libertad donde la imaginación es el único salvoconducto», añade.

Para la autora escribir esta ficción teatral ha sido como volver a la infancia. «En realidad todo comenzó con el teatro» porque Alicia Andrés, ya siendo niña, escribía obras breves, algunas ilustradas. Eran «historias sencillas, para dos o tres personajes, que después interpretábamos en familia». Esa «pasión» hunde sus raíces en la pequeña compañía de teatro en la Castilla rural a la que pertenecían su abuelo y su madre en los años cincuenta. «Era común que en las noches de verano evocasen aquellos tiempos con nostalgia», un sentimiento que ella deja traslucir en sus palabras.

Fotos

Vídeos