Suspendida la vista contra un menor que fue acusado y absuelto de violación

La Audiencia Provincial de Oviedo. /  ÁLEX PIÑA
La Audiencia Provincial de Oviedo. / ÁLEX PIÑA

C. R. AVILÉS.

D. G. J. fue absuelto por el Juzgado de Menores de violar, presuntamente, hasta en dos ocasiones a una joven en el verano de 2016. Entonces este vecino de La Carriona tenía 17 años y ella 21. El juez consideró «poco creíble» el relato de la denunciante y ella recurrió una sentencia que revisará la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Estaba previsto que fuera ayer, pero la vista se suspendió. Así lo solicitó el nuevo abogado de la presunta víctima, que no había tenido tiempo suficiente para conocer a fondo el caso y defender el recurso de apelación.

D. G. J., ahora mayor de edad y defendido por el letrado José García-Ovies Sarandeses, fue acusado por C. A. G. de doble violación en dos días no consecutivos. El primero habría sido tras una discusión de la joven con los hermanos del menor. Este habría acudido al piso en el que ella vivía sola y la habría forzado a mantener relaciones sexuales. Según se defendió él en su día, las relaciones fueron consentidas. Un tiempo después, el menor volvió a visitar a la joven, que la habría permitido entrar en la vivienda, con el mismo resultado.

Durante el juicio celebrado por estos hechos, la mujer aseguró que tenía miedo a la familia de su presunto agresor, de etnia gitana, motivo por el cual no había podido poner resistencia. La defensa de D. G. J. puso en duda este argumento por la permanencia de la joven en su domicilio teniendo, como al parecer tenía, opciones de irse a residir al domicilio de su madre y alejarse, así, de su presunto agresor y de la familia a la que temía.

El juez de Menores también consideró poco sólido el testimonio de la denunciante tanto por no haber denunciado la supuesta agresión inmediatamente después de haberse producido como por permitir la entrada al menor en una segunda ocasión.

El acusado siempre mantuvo la misma versión: que mantenían una relación sentimental (ella dice que solo eran amigos) y que las relaciones sexuales siempre fueron consentidas. Asimismo, afirmó desconocer el motivo por el que ella le habría denunciado.

Fuentes judiciales explican que, tras la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en 2017, cambiar el resultado de una sentencia mediante un recurso de apelación es «complicado». De ahí que la acusación haya solicitado la suspensión para preparar mejor el caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos