Suspendido por tercera vez el juicio contra Roces por presunta estafa al Consorcio

C. R. AVILÉS.

El Juzgado de lo Penal Número 2 suspendió ayer por tercera vez el juicio contra dos administradores de la empresa de autobuses Roces acusados de estafar al Consorcio de Transporte de Asturias con el 'billete único', en esta ocasión tras presentar una de las defensas ingente documentación nueva en el proceso. El abogado Manuel Rodríguez Velázquez trata de demostrar que no hubo comisión del delito, que su cliente no era el administrador en la época que presuntamente habrían ocurrido los hechos y que, incluso de haber sido así, habría prescrito.

El letrado sembró la duda sobre la veracidad del testimonio que podrían ofrecer tres de los testigos llamados a declarar por la acusación, ejercida por el Consorcio de Transportes de Asturias y por la Fiscalía, que pide para cada uno de ellos dos años y medio de prisión y una indemnización conjunta de 3.461,75 euros. Esos tres testigos son tres sindicalistas «a los que la CTA favoreció con una subrogación, en la que no estaban incluidos en un principio, al avenirse a declarar en este proceso». Para demostrarlo, Rodríguez Velázquez presentó el cuadrante de horarios y turnos con las líneas de Roces «en las fechas en las que se habría cometido el delito y que no coinciden con las presuntas estafas». Adjuntó también documentación que demostraría «los múltiples errores que existían en el sistema de la CTA».

Los dos empresarios (padre e hijo) están acusados de usar de forma fraudulenta los bonos de diez viajes del billete único, de cancelarlos en las máquinas de los autobuses por viajeros inexistentes y de simular transbordos ficticios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos