El testimonio de los psiquiatras, en entredicho

Durante la declaración el miércoles de los psiquiatras Julio Bobes y María Paz García-Portillo llamaron la atención dos cosas que ayer ni la fiscal ni la abogada María Martín se resistieron a poner en evidencia. Una fue cuando Bobes, tras ser preguntado por segunda vez por qué alguien que supuestamente sufre un trastorno mixto de la personalidad no lo manifiesta antes, señaló «porque unos tienen más suerte que otros». Y la otra fue cuando ella, sin que se le preguntase sobre el particular, consideró que aparte de los golpes certeros (que demostrarían que no estaba bajo los efectos del alcohol y los fármacos) podría haber habido otros perdidos que, sobre el colchón, no habrían dejado marca. El Abogado del Estado recordó al jurado que «el valor de un informe no recae en el prestigio de quién lo firma», sino en su fundamentación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos