Toneladas de basura en La Magdalena

Voluntarios de Agua de Avilés recorrieron tres kilómetros del río Magdalena para limpiarlos. / MARIETA
Voluntarios de Agua de Avilés recorrieron tres kilómetros del río Magdalena para limpiarlos. / MARIETA

La plantilla de Aguas de Avilés llena un contenedor con residuos recogidos en el principal río de abastecimiento

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Cuatro colchones, un tendal oxidado, una nevera, media televisión, asientos de coches, pañales usados, plásticos, botellas... Así hasta sumar dos toneladas de residuos, según las primeras estimaciones, que se recogieron ayer en los tres kilómetros del río Magdalena que van desde la estación de bombeo situada bajo el puente de la Variante hasta el límite con Corvera. Es el resultado de la primera campaña de limpieza promovida por Aguas de Avilés donde participaron 26 personas, la mayor parte personal de la empresa mixta, pero también de Asturagua, de Cogersa, que colaboró con la iniciativa dentro de su programa de limpiezas voluntarios en espacios naturales, y un ciudadano a título personal.

«El río Magdalena es uno de las principales fuentes de abastecimiento de Avilés y, ante las quejas de suciedad, decidimos limpiarlo», explicó Carmen Álvarez Castaño.

La sequía también facilitó el acceso del equipo al cauce del río para recoger residuos y depositarlos en las bolsas cedidas por Cogersa. «Cuando vi el contenedor pensé que era pequeño, pero hemos encontrado mucha más basura de la que esperábamos», comentó Castaño. A falta de realizar las estimaciones en el vertedero, Alea Pulgar Noriega, coordinadora de las campañas de limpiezas voluntarias en zonas naturales de Cogersa, estimaba en dos toneladas los residuos retirados.

Cogersa puso en marcha este programa hace cinco años y, en este tiempo, se han realizado 147 limpiezas retirando 150 toneladas. «Es incompresible que se siga tirando basura al río, cuando disponemos de recursos para depositarla», explicaba Pulgar. Ayer, las personas que aprovecharon la mañana soleada para caminar o hacer deporte en la senda del río Magdalena recibían una lección práctica de respeto a la naturaleza.

La presencia de todos esos residuos no afecta a la calidad del agua que llega a los domicilios avilesinos ya que, como recordó ayer Carmen Álvarez Castaño, «se cumplen estrictos controles de calidad». Ello no impide que repercuta en otros aspectos del servicio, como la necesidad de limpiar con más frecuencia los filtros y equipos de recogida, con el incremento de costes que supone.

Fotos

Vídeos