Treintañeros opositores en busca de estabilidad

Ana Rosa González García jura su cargo. Al fondo, el jefe de la Policía Local y la alcaldesa. / MARIETA
Ana Rosa González García jura su cargo. Al fondo, el jefe de la Policía Local y la alcaldesa. / MARIETA

Los nuevos agentes celebran la oportunidad de superar una larga etapa de formación e interinidad

A. SANTOS AVILÉS.

Ana Rosa González García, Diego Fresnedo Escaso, Óscar Miguel Calleja Felgueroso, Borja Valentín Fernández Pérez, Jonathan Román Pérez, Iván García Zapico y Juan Pablo Moreno Bigotes Son los nombres de los siete nuevos agentes de la Policía Local. Siete historias vitales y profesionales aparentemente distintas, pero que por los avatares de la crisis cumplen un mismo patrón, el de treintañeros que acumulan muchos años de formación en academias e interinidad en policías locales de otros municipios, en espera de una oposición que les diera estabilidad profesional y, por ende, personal.

Para Ana Rosa González, una mujer gozoniega de 33 años, ayer era un día de dedicatorias, una de ellas muy especial. «Se lo dedico a mi abuelo fallecido que espero que esté muy orgulloso», decía sin poder evitar las lágrimas. Se lo dedica a él, pero también al resto de su familia, esa que lleva diez años asimilando una vocación que al principio no entendieron, pero que han acabado celebrando al ver a Ana Rosa feliz cumplir su sueño «de ser policía».

Como les sucedió a sus compañeros, el camino no ha sido fácil y ha pasado por una etapa de interinidad en la Policía Local de Carreño hasta la convocatoria de la oposición en Avilés.

La crisis frenó las convocatorias, por eso ahora todos ven «el final del túnel»

De horas de academia, interinidad -en su caso en Castrillón- turnos y desvelos sabe también mucho Diego Fresnedo Escaso, avilesino de 33 años. Empezó su periplo profesional hace ocho años en espera de una oferta pública de plazas que se hizo rogar seis años por la crisis, y ahora ve «el final del túnel» para conseguir la ansiada estabilidad profesional y personal junto a su familia.

La Policía Local de Avilés también tendrá un militar entre sus nuevos miembros. Se llama Óscar Miguel Calleja Felgueroso, un langreano de 33 años que llevaba en el Ejército desde los 18 y pidió hace dos la excedencia voluntaria para buscar «una mejor proyección de futuro y trabajo en el que se valora la experiencia de servicio público».

También esperó seis años para poder opositar Iván García Zapico, de 30 años y vecino de Gijón. Con 19 años comenzó a estudiar ingeniería y ahora celebra el mérito de haber sido uno de los siete elegidos entre los más de 110 aspirantes a una plaza en el concurso-oposición en el que partía en desventaja con respecto a quienes les puntuaba la interinidad.

Fotos

Vídeos