El TSJA declara nulo el despido de una sobrina del fundador de Melca

La sentencia ordena su inmediata readmisión y el abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha de despido, así como de una indemnización de 6.251 euros por daños morales

J. F. G. AVILÉS.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha declarado nulo el despido de una trabajadora del Hotel Silken Avilés, sobrina del antiguo administrador de la sociedad que lo gestiona y fundador del Grupo Melca, José Luis García Arias, y por tanto prima de quien actualmente ocupa tal cargo y tomó la decisión de extinguir la relación laboral, su hija Elena García Becerril.

La sentencia, que admite recurso en casación y revoca otra anterior dictada por el Juzgado de lo Social Número 1 de Avilés que declaraba el despido improcedente, ordena su inmediata readmisión y el abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha de despido, así como de una indemnización de 6.251 euros por daños morales.

El órgano colegiado observa «indicios del trato discriminatorio por parentesco afirmado por la autora, pues la propia sentencia (en alusión a la de primera instancia) reconoce que los desencuentros familiares pudieron influir en la decisión de extinguir una relación laboral suscrita bajo la dirección de otro miembro de la familia, y no declara probado en cambio ningún hecho o circunstancia que explique la decisión extintiva o permita desconectarla de la relación de la actora con el administrador cesado, su tío».

La trabajadora comenzó a prestar sus servicios en el hotel el 27 de agosto de 2015 mediante un contrato temporal eventual que posteriormente se tornaría en indefinido a tiempo completo con la categoría profesional de recepcionista. Según recoge la sentencia, recibió la carta de despido el 18 de octubre del año pasado, tras el cambio en la cúpula de la sociedad que gestiona Melca Cartera de Inversiones 'en liquidación', con efectos del mismo día, reprochándole una disminución continuada y voluntaria en el rendimiento del trabajo.

El tribunal resuelve que «ninguna circunstancia permite sostener que la actora habría asumido por sí sola la decisión extintiva, máxime cuando el despido se produjo con la imputación de una disminución continuada y voluntaria en el rendimiento del trabajo, sin ninguna indemnización y adeudándole la cantidad salarial que es objeto de reclamación en la demanda acumulada», a cuyo abono condena la sentencia.

El despido, la denuncia y las posteriores sentencias se enmarcan en la situación abierta en el Grupo Melca, integrado por unas quince empresas más otras participadas, a raíz de que dos de los tres hijos de su fundador, García Arias, la que ya es su exesposa y madre de ambos tomasen el control de la sociedad, despojándole de su condición de administrador único y relegándole a la de mero accionista.

Desde entonces la matriz, Cartera de Inversiones Melca 'en liquidación', dado que la sociedad se encuentra inmersa en tal proceso, está gestionada por los hermanos Elena y Daniel García Becerril, este último en el papel de liquidador.

Fotos

Vídeos