«La ubicación del albergue responderá a la legalidad, no a lo que quieran los vecinos»

Vecinos de Santiago del Monte, con pancartas, ante el Ayuntamiento de Castrillón antes del pleno. / MARIETA

El pleno del Ayuntamiento de Castrillón aprueba su adhesión al consorcio del albergue de animales

CRISTINADEL RÍO PIEDRAS BLANCAS.

El pleno del Ayuntamiento de Castrillón aprobó ayer su adhesión al consorcio supramunicipal que creará y gestionará el albergue de animales con los votos a favor de Izquierda Unida, Partido Socialista y Castrillón Sí Puede y el voto en contra del Partido Popular y Ciudadanos. La aprobación llegó tras dos horas de cruce de acusaciones y reproches tanto a cuenta del voto favorable del PSOE como del futuro emplazamiento del albergue y acabó con el abandono del pleno de los concejales populares y de Ciudadanos tras los insultos de un vecino.

A pesar de que la alcaldesa en funciones, la concejala de Interior Mar González, recordó que solo se votaba la adhesión del ayuntamiento al consorcio del futuro albergue de animales de la comarca del que ya forman parte Avilés, Illas, Muros de Nalón, Corvera y Soto del Barco, la presencia de los vecinos de Santiago del Monte en el pleno encendió los ánimos de unos concejales que se centraron en el porqué de la elección de una finca de La Lloba como primera opción (ya descartada) para ubicar el recinto y las posibilidades de que finalmente se instale en Castrillón.

Frente a las suspicacias levantadas por el PP sobre la «previsible» ubicación de la perrera en el concejo a pesar del concurso público que se pondrá en marcha, José Luis Garrido, concejal de Obras, Servicios y Medio Ambiente, recordó que ni los vecinos ni el Ayuntamiento son nadie para oponerse al emplazamiento final avalado por el Plan General de Ordenación Urbana y advirtió que «no hay que ir a lo que quieran los vecinos, sino a la legalidad». «Yo no tengo ningún interés en que se haga aquí, solo en que se haga. Por esa regla de tres, en Corvera no habría basurero ni tampoco existirá Cadasa», apuntilló.

Fue la respuesta a Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones, portavoz del PP, que señaló que «no estamos en contra de que se haga en Castrillón sino de que inevitablemente esté en Castrillón». Según el PP, el concejo tiene muchas posibilidades de que la perrera se instale aquí a pesar de la convocatoria de un concurso público para elegir la finca. Recordó que ya la anterior alcaldesa, Ángela Vallina, había querido poner la perrera en La Braña. «Un concurso público se puede orientar legalmente con las condiciones. Pides un municipio céntrico (Castrillón lo es e Illas también, pero el alcalde de allí no lo quiere), que sea próximo a una vía de comunicación rápida y ya está dirigido», apuntó.

Insistió en que la posición de su partido pasaba por la ampliación del objeto social de Cogersa, el Consorcio para la Gestión de los Residuos Urbanos. «¿Qué el Principado no quiere? ¡Pues presiónenlo!», animó Quiñones que se sumó a la suspicacia manifestada por los vecinos de construir 1.200 metros en una finca de doce mil ya descartada. «Los vecinos fueron muy agudos. ¿No será para ampliar sucesivamente? En unos años tendríamos aquí la perrera central de Asturias en La Lloba ya que otros ayuntamientos, entre ellos el de Llanera, han manifestado su intención de sumarse», alertó.

José Luis Garrido criticó la manipulación del debate y recalcó que el interés de ubicar el albergue de animales en Castrillón partía de los vecinos «que están ofreciendo fincas de las que se quieren deshacer porque han leído que se va a hacer aquí».

Manifestó su convencimiento de que finalmente no se construirá en la finca que ha puesto en pie a la Asociación de Vecinos de Santiago del Monte, que ayer se concentró a las puertas del ayuntamiento antes del comienzo del pleno, «porque estoy convencido de que ofertarán precios por debajo». Aclaró, no obstante, que la existencia de una trinchera de la Guerra Civil en La Lloba no afectaría al proyecto si finalmente se eligiese este terreno porque se sitúa en la ladera y se cumplirían las distancias legales exigidas.

Informó, también, de que, al contrario de lo que pensaba al principio, la perrera sí podrá estar ubicada en montes forestales y no solo de interés agrario. «El abanico se ha abierto espectacularmente. Mismamente en la comarca de Avilés hay mucho monte de eucalipto del que los propietario querrán deshacerse», aventuró.

El socialista Javier González fue el encargado de defender el voto favorable de su grupo, tras las aceradas críticas de Ciudadanos y PP. Pidió respeto para una decisión que, según afirmó, no ha cambiado. « Yo ahora no estoy diciendo lo contrario de lo que dije allí ante los vecinos. El grupo socialista no cambió su postura, pidió que se cambiara del orden del día en el pleno anterior para tener más información y no se hizo. Lo vuelven a traer porque les interesa debatir», afirmó.

«Castrillón debe formar parte del consorcio, es un servicio que se necesita y en este último mes hemos hechos avances y propuestas», defendió.

Carreño, a la espera

Al contrario que en Castrillón, la adhesión del Ayuntamiento de Carreño a este consorcio tendrá que esperar. Izquierda Unida, Somos Carreño y el PP votaron ayer en contra de la inclusión en el orden del día del pleno ordinario de esta cuestión por «la falta de información». El informe del secretario que debía acompañar al expediente fue entregado a la oposición en la misma sesión plenaria, dejándoles tan solo media hora para poder analizarlo. Asimismo, criticaron la falta de datos económicos que les asegurase que el Ayuntamiento no iba a sufrir perjuicio alguno si se unían a esta iniciativa supramunicipal.

«El informe económico tiene que existir. No lo digo yo, lo dice la ley. Si no está es por defecto. Habrá que saber qué quieren hacer. Queremos hacer un consorcio a ciegas», criticó el portavoz popular, José Ramón Fernández, quien aseguró que apoyan el fin último de la iniciativa. Su agrupación defiende que la firma de un convenio con el resto de los ayuntamiento participantes con el objetivo de comprar el terreno necesario para la construcción del albergue. «Lo principal es saber dónde se construirá el albergue. Ahora mismo, el consorcio es un castillo en el aire», aseguró.

Fotos

Vídeos