La UCAYC solicita que se actúe contra los 'manteros' y las falsificaciones

Redada policial contra el 'top manta' el año pasado en el paseo del parque de Las Meanas. / MARIETA
Redada policial contra el 'top manta' el año pasado en el paseo del parque de Las Meanas. / MARIETA

La asociación de comerciantes asegura que esta actividad supone un fraude de ley en el que tanto el comprador como el vendedor son víctimas

C. R. AVILÉS.

La Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca (UCAYC) pidió ayer la colaboración de las autoridades en la lucha contra la venta de productos falsificados e ilegales, una práctica «que viene repitiéndose todos los años coincidiendo con estas fechas navideñas o con las grandes fiestas de la ciudad y la comarca».

La entidad explica que los 'manteros' venden artículos de imitación de marcas muy conocidas, pero de los que no se puede garantizar que cumplan los estándares de calidad. «Esta situación no solo supone un flagrante delito contra la propiedad industrial, sino que también es un fraude a los compradores que, al adquirir estos artículos, renuncian a sus derechos como consumidores», denunció ayer a través de un comunicado.

La UCAYC recuerda que solo los productos vendidos y comercializados por establecimientos legalmente establecidos están amparados por Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. A la vez que subraya que son estos negocios los que pagan impuestos con los que se financian diferentes servicios públicos, «lo que no ocurre con la venta fraudulenta». Remarcan que comprar a los 'manteros' «origina un daño muy grande al comercio establecido, comprometiendo el empleo local y dañando la imagen de nuestras calles, lo que obstaculiza la labor comercial y hostelera, al mismo tiempo que sume al ciudadano en un completo desamparo de garantías jurídicas y comerciales».

Por todo ello, la UCAYC expresó ayer su más «profundo rechazo» por una situación que han denunciado en repetidas ocasiones. «Solicitamos a nuestras autoridades que adopten medidas legales oportunas para que no se repitan (estas ventas) y lamentemos todos los perjuicios que causan estas prácticas», insistió.

La entidad reconoce que la inmensa mayoría de quienes se dedican a estas prácticas ilegales, son también «víctimas de organizaciones mafiosas que se aprovechan de su vulnerabilidad y precariedad socioeconómica para realizar estos actos, conllevando muchas veces la degradación, cuando no la humillación, de las mismas».

En fechas como Navidad, Semana Santa o San Agustín es habitual ver a una sucesión de vendedores en el Parque de las Meanas o en el primer tramo de la calle de La Cámara. Sobre mantas extendidas en el suelo (de ahí el nombre de 'manteros'), ofrecen productos variados, con predominio del textil y de los complementos. Las marcas son variadas, pero siempre hay algunas que son blanco de los falsificadores.

Aunque se defiende que este tipo de venta no quita negocio a las marcas auténticas, quienes arremeten contra él argumentan el dinero negro que se genera, la cuota de mercado que sí se quita a los comercios que ofrecen mercancía con premios más asequibles y la contribución a la explotación de los vendedores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos