Último lleno del Mercado Medieval y misa con ofrenda en la iglesia de San Nicolás de Bari

Aspecto del Mercado Medieval en la tarde de ayer.
Aspecto del Mercado Medieval en la tarde de ayer. / MARIETA

. En la misa participaron algunas autoridades locales, así como distintas entidades avilesinas

A. SANTOS AVILÉS.

El día grande de San Agustín comenzó ayer lunes como había finalizado el domingo, con el Mercado Medieval llenando las calles del casco histórico. Fue, no obstante, una jornada de menos público que la dominical, al ser solo fiesta en Avilés, por lo que el público se componía mayoritariamente de avilesinos y turistas, que no eran pocos a tenor del aspecto que presentaban desde primera hora calles como La Ferrería, La Fruta, Carlos Lobo o Camposagrado.

La Cofradía del Bollo, por su parte, volvió a organizar un sencillo y emotivo acto de ofrenda a San Agustín. A partir de las doce del mediodía comenzaba la misa solemne en honor al santo en la iglesia de San Nicolás de Bari, cantada por la Escolanía de la parroquia. En la misa participaron algunas autoridades locales, así como distintas entidades avilesinas. El momento de la ofrenda estaba reservado para una institución en la Iglesia avilesina, el párroco Víctor Gaínza, que cumple este año cincuenta años como sacerdote. Al finalizar la ofrenda a San Agustín, se celebró la procesión por las calles del centro.

Fotos

Vídeos