«A veces hai que salir de casa pa ver cómo te valoren»

Celso Roces, en la ilesia de Valdesoto, Siero. / JOAQUÍN PAÑEDA
Celso Roces, en la ilesia de Valdesoto, Siero. / JOAQUÍN PAÑEDA

DOLFO CAMILO DÍAZ

Celso Roces Fernández sedría'l conseyeru o'l ministru de cultura ideal: persona formao, con curiosidá intelectual por tolo que lu arrodia, activista natu, bona xente y, fundamentalmente, persona apasionao. Celso Roces ye ún de los nomes propios fundamentales pa entender la vida asociativa y sociocultural d'una de los pueblos más participativos y hiperactivos del nuestru país, Valdesoto en Sieru, que ye tanto como dicir que ye un nome fundamental ente los axentes culturales asturianos. Celso Roces ta acabante entamar el multitudinariu desfile de carroces del so pueblu, una de les fiestes de referencia en tol Estáu que tendría ser de visita obligao pa tolos asturianos polo menos... una vez al añu. Gracias a esi activismu, la comarca d'Avilés tien visto les comedies de Sidros que pa plasmu de corveranos protagonizaron los antroxos de los últimos años.

-¿Y tú de quién yes?

-Jaja... De Rubén y Isabel, hermanu de Melisa y tíu de Llara.

-¿Un día perfectu de guaje?

-¡Xugando colos amigos! Acuérdome de los recreos nel campu la Ilesia. Tamién de la casa de Celsa y Benigna, dos vieyines a les que díbemos ver pola tardi pa xugar con elles...

-Valdesoto enantes y agora.

-Nun creo que Valdesoto tenga muncho cambiao... Quésiyo... Sí ameyoramos dalgo. Buf, viénenme a la cabeza montonera obres: la reforma la carretera, la tubería soterránea de la telefónica, el saneamientu, les obres del consultoriu, la escuela o, apocayá, el centru polivalente. Enantes de facélu había un centru deportivu y cultural en Lliceñes onde se facíen hasta proyecciones de cine. Yera emocionante. Los pueblos nun dexen de ser la so xente.

-Xente como...

-Buf, munchos. A mín entrevístesme pero realmente teníes d'entrevistar a tol pueblu... Yo nun soi más qu'un representantín que, a la hora falar de la xente, arrespígase enteru. Atiendi: tener un chigre como tien la mio familia, el de Beyao, fai que conozas, y sobremanera que trates, con muncho xente. Xente cola que deprendes, que t'acaba implicando, o a los qu'impliques, en tolo imaxinable: Paseres, Culinos, El Maúru, El Campeón, Florín, Collada, Pepón el Albañil, Pancho el Carteru, Pepito el Barberu, Dolfo el d'Ana Mari, Alicia la Quesera o Milse la taxista y, cómo non, Carmina la Peluquera, que, por cierto, tenía nel negociu un teléfonu coloráu col que quedaba impresionáu cada vez que lu veía...

-Comedies de sidros, Valdesoto d'Antañu, les Carroces... Un exemplu de pueblu que nun ye pueblu exemplar...

-Pero sedrálo oficialmente dalgún día, porque vamos siguir insistiendo, lluchándolo... Porque la xente de Valdesoto ye la sencia la participación y el compromisu... Y, sobremanera, porque al marxe de reconocimientos o non, sabemos que lo somos.

-Xente implicao como tú.

-Unu más... De siempre fais los posibles por collaborar con tolo que se fai en pueblu... Ye la única manera que tenemos de defender a los pueblos pa que nun desapaezan. Yo, nún determináu momento, tuvi dar la cara énte les instituciones, medios... Y asina da la sensación de que nun yes unu más. Compañeros de viaxe hai munchos, por dicir dellos, Pablo Canal de los Sidros, que trabaya como pocos por afitar esta tradición Perge, que siempre ta pa lo que necesites, Jaime, mui particular pero siempre dispuestu o Manolo Hevia, un amigu de los de verdá, un paisanu y un maestru col que deprender.

-¿Lo meyor de lo fecho?

-La cantera, de siempre foi ún de los oxetivos. Que lo que tábemos recuperando nun se perdiere, que pasare de güelos a nietos... Munchos d'aquellos nenos d'hai venti años son los que tán hoy al pie del cañón.

-Esti día un turista inglés dixo que les carroces de Valdesoto yeren «One of the biggest popular shows in Europe», ún de los mayores espectáculos populares europeos que tenía visto...

-Con más de mediu centenar d'años, cientos d'actores y actrices salíos del pueblu y miles y miles d'espectadores sí podemos dicir que ye un gran espectáculu de base, popular qu'axunta unos diseños de carroza que nun se ven en nenguna gran capital (esti añu delles superaben los 25 metros de llargu, como un edificiu de nueve plantes...) Y toes incluin pieces teatrales, mayormente n'asturianu, que repasen l'actualidá que tamos viendo o que nos fain ver porque l'humor ácedu ye la sencia d'eses carroces...

-¿Asturies cuida esta fiesta?

-Les instituciones tendrían de volcáse más... A la escala d'un pueblu de 2.000 habitantes, estes carroces son como unes falles que rueden, onde si hai cases, son cases de piedra, y si hai regatos, tienen agua... Eso, cuando nun se llevanta'l techu d'un horru a tamañu real del que salin tocando unos mariachis como se pudo ver esti añu... Esta fiesta ye patrimoniu de Valdesoto y, perende, de tolos asturianos porque a toos nos beneficia enseñar creatividá, positividá... Eso fixa marca de verdá. Les instituciones tendríen de tirar un poco más por too ello... Habría que sofitar más los premios, has date cuenta que solo en materiales una carroza media invierte más de 6000 euros . Y valíse d'elles como un elementu d'atracción pa fuera d'Asturies... A veces hai que salir de casa pa ver cómo nos ven, incluso cómo somos.

-¿Un titular entós pa pueblu tan emprendedor?

-Como mui bien dixo Manolo Hevia hai años, «Valdesoto ye un pueblu afayaízu»... Quedo con esa definición que bien que me presta.

Fotos

Vídeos