«No los vi venir, me golpearon por detrás y sentí el impacto en el ojo»

Marcelino Daniel González Álvarez, ayer en el HUCA. / LVA
Marcelino Daniel González Álvarez, ayer en el HUCA. / LVA

Un exminero de Riosa denuncia una agresión en el Carbayedo el pasado lunes durante la Comida en la Calle por la que ha perdido la visión de un ojo

EVA FANJUL AVILÉS.

«Todo empezó cuando un hombre de nuestro grupo se metió con una chica y los amigos de la chavala fueron a por él. Yo intenté calmarlos y que no llegaran a las manos y cuando estaba hablando con ellos, me atacaron por la espalda. Sentí un golpe tremendo dentro del el ojo y luego, inmediatamente un segundo impacto». Así detalla Marcelino Daniel González Álvarez, la agresión que sufrió hacia las nueve y media de la noche del pasado lunes, durante la Comida en la Calle, en la plaza del Carbayedo, y que le ha costado la pérdida de la visión del ojo izquierdo.

Este minero jubilado de 60 años de edad y vecino de Riosa permanece ingresado desde la noche del lunes en el Hospital Universitario Central de Asturias, donde a primera hora del martes le practicaron una operación en el ojo. «El globo ocular está destrozado y con casi total seguridad voy a perder la visión total del ojo», explica desde la cama del hospital donde permanecerá hasta que le sometan a una segunda intervención reconstructiva. «Ahora tienen que ver cómo evoluciono y controlar que no se infecte el ojo. Luego me operarán otra vez, y lo que no sé es si me lo quitarán o conseguirán recuperarlo lo suficiente para hacer una reconstrucción», señala la víctima.

Marcelino no presenta más lesiones que el traumatismo ocular y por el momento su estado de ánimo es bueno, «dentro de lo que cabe».

Colaboración ciudadana

Ahora, tras denunciar los hechos, Marcelino y su mujer, Natividad Ozuna, solicitan la colaboración ciudadana para localizar a los agresores y piden a todas aquellas personas que fueron testigos de la agresión y puedan aportar algún dato o imagen relevante se pongan en contacto con ellos a través del número de teléfono 689032315.

Según explican, todo sucedió muy rápido, y cuando llegó la Policía Nacional los agresores y el grupo que había participado en la discusión ya se había ido del lugar. «Sabemos que había mucha gente con teléfonos y puede que haya alguna grabación en la que se identifique a los agresores», asegura Natividad Ozuna, la esposa del agredido.

Por su parte, lo que tienen muy claro es que los agresores «fueron dos hombres y lo hicieron como si estuviesen sincronizados. No los vi venir, me golpearon por detrás y sólo atisbé un poco a uno de ellos, recuerdo que llevaba una camiseta clara», comenta Marcelino. «No sé si los identificarán o no, yo a los que me pegaron no los vi pero si recuerdo la cara de los chavales con los que estaba hablando, si los veo los reconozco, y al parecer estaban juntos», asegura. «Si los encuentran por lo menos espero que sirva para que esto que me pasó a mí no le ocurra a otra persona».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos