Los vecinos insisten en la necesidad de evitar los olores de la depuradora

«El gobierno tiene que hacer algo, no podemos esperar dos o tres años porque el problema va a más», asegura Agustín García, de Enlaze

F. DEL BUSTO AVILÉS.

El anuncio del consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra de que el Ministerio de Medio Ambiente elaborará un proyecto para arreglar las deficiencias de la Estación Depuradora de Maqua y, mientras tanto, el Principado mejorará los reactivos para reducir los malos olores no ha convencido a los quienes viven cerca de esta instalación. «No podemos esperar dos o tres años a una solución definitiva. Es necesario un arreglo provisional mientras se efectúa la inversión», declaró ayer Agustín García Fernández, presidente de la Asociación de Vecinos Enlaze. «Los olores siempre se notaron, pero este verano están siendo constantes», afirma.

El vicepresidente de la entidad, Francisco Muñiz, asegura que este año «es de los peores que recordamos. Hemos tenido que llevar a las personas mayores a Urgencias por lo mal que se encontraban». Es más asegura que han sido frecuentes las llamadas al 112. «Curiosamente, después a los diez minutos de cada llamada desaparecen los malos olores», comenta.

Lo cierto es que tanto Agustín García como Francisco Muñiz transmiten el malestar de los vecinos de sentirse prisioneros en el medio de una polémica entre dos administraciones. «Cuando vamos a la Confederación Hidrográfica del Norte nos dicen que es un problema de mantenimiento; cuando vamos al Principado nos aseguran que es un fallo de diseño. Y, mientras tanto, seguimos con el problema de los olores, que cada vez son mayores».

Los afectados temen que el coste de utilizar cloruro férrico limite su aplicación a momentos puntuales. «La depuradora no debería haberse ubicado ahí, pero ya que la construyeron, los vecinos no debemos soportar esos malos olores y todos esos problemas», comentan los dirigentes vecinales.

Plan de Calidad del Aire

Desde Enlaze ya se ha solicitado al Principado de Asturias que se incluya este problema en el Plan de Calidad del Aire, si bien desde la administración regional se ha rechazado la propuesta con el argumento de que el documento se ha elaborado para afrontar el problema con las partículas en suspensión, no esas emisiones. «Es una pena porque, al menos, existiría una mayor vigilancia», aseguraron ayer.

Toda la parroquia de Santa Leocadia de Laviana se ve afectada por los olores de la estación depuradora de Maqua, si bien los pueblos pueden cambiar en función de la dirección del viento.

El pasado lunes, durante su visita a Avilés, el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, reconocía las denuncias de los afectados, asegurando que el Principado había modificado los reactivos aplicados en la Depuradora para evitar esa situación. Mientras tanto, el Ministerio elabora un nuevo proyecto para atajar de raíz esta situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos