Las ventas se apuntan al bit

Paloma Huerta y María Nieves Hernández en Kyra. / MARIETA
Paloma Huerta y María Nieves Hernández en Kyra. / MARIETA

Los comerciantes locales cada vez aprovechan más las posibilidades de internet para potenciar su actividad comercial y promocionarse | El comercio tradicional explora sin miedo las ventajas de la digitalización

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Hablar de comercio electrónico es pensar en la comodidad de la compra desde casa y en recursos que sólo se encuentran al alcance de las grandes cadenas comerciales o las poderosas empresas tecnológicas. Sin embargo, en medio de la dureza de la plaza virtual, el comercio tradicional avilesino comienza a explorar cada vez con menos miedo las posibilidades de la digitalización.

El Principado de Asturias convoca anualmente subvenciones para la modernización del comercio tradicional, que incluye una línea específica para aspectos digitales, entre ellas plataformas web de venta. La Unión de Comerciantes y Autónomos de Avilés y Comarca (UCAYC) gestiona entre sus asociados estas ayudas. Sus datos indican el número de peticiones relacionadas con la actividad digital es más reducida que en aquellas líneas de ayudas de modernización física del comercio, pero su tendencia es creciente. El pacto Avilés por el Comercio firmado con el Ayuntamiento de Avilés incluye actividades específicas para ir formando e impulsando la puesta virtual del comercio.

Desde el Centro SAT de La Curtidora también se ofrece un asesoramiento gratuito. El pasado mayo se organizó un curso sobre comercio online en colaboración con el Ayuntamiento de Corvera. Oscar Castro, responsable del SAT de Avilés, aconseja que antes de iniciar su estrategia digital «la defina fijando su público objetivo, que les va a ofrecer y sepa como es su competencia».

Anualmente, la Unión de Comerciantes gestiona las subvenciones concedidas por el PrincipadoLa exclusividad y el servicio son dos claves para el éxito de los proyectos

«El comercio electrónico no es sencillo», asegura Víctor Estrada, de Semilla Proyectos de Internet, una empresa que ha gestionado varios casos de éxito. «Una clave es contar con un producto diferenciado ya que en costes es muy difícil competir», afirma. Además, no es lo mismo las características del sector textil, por ejemplo, donde la política de devoluciones es fundamental, al sector alimentario, donde la rapidez de la entrega es un aspecto esencial.

Estrada también destaca que otras de las claves son las estrategias de fidelización, que van desde el trato a la manera de presentar los productos. Son elementos básicos y la ventaja del pequeño comercio es que se encuentran en su ADN. «Puede ser un complemento a su actividad y, si disponen de especialización, cuentan con un gran potencial».

Cuatro ejemplos locales

Lo cierto es que cada vez más comercios avilesinos vencen los obstáculos y alcanzan el éxito en internet. Así sucede en estos cuatro casos en sectores diferentes, si bien los protagonistas podían ser otras caras. Su éxito en internet se basa en factores como su dedicación, trabajo y calidad del producto.

Pedro José Menéndez abrió Librería Anticuaria Llano Ponte en 2007. Su conocimiento del gremio le hacía saber la importancia del comercio electrónico. Abrió una web, aunque posteriormente apostó por plataformas que le ofrecían la ventaja de acceder a mercados más amplios.

Su perfil responde a la venta de un producto exclusivo, como es libro antiguo. «Internet es fundamental. Vendo en toda España, en Europa, América, creo que tan sólo me falta por vender en Oceanía. El mercado local para este producto se encuentra limitado y sin la venta electrónica no podría vivir», asegura.

Otro comercio que cuenta con la baza de un producto exclusivo es Kyra. En su caso, un taller de bisutería artesanal que también hace piezas por encargo. «Cuando estábamos en El Quirinal, la venta por internet era fundamental para el negocio. Al mudarnos a la calle de La Muralla, más transitada, se ha incrementado la actividad en la tienda presencial», explica Paloma Huerta. Su madre, María Nieves Hernández, abrió Kyra hace diez años y, posteriormente, se incorporó ella.

«Nuestra actividad se basa en las redes sociales, tanto Facebook como Instagram. Ahora estamos trabajando en web propia», asegura Huerta. Aspectos como la presentación del producto se miman por igual manera en la venta presencial como por la web, señalan.

Por su parte, Felipe Díez, de la tienda de productos de alimentación 'gourmet' Delicatessen Antonio, apostó por diferenciarse en el trato post-venta y la propia comercialización para reforzar el interés que puede despertar su oferta alimentaria de máxima calidad . «Entregamos en 24 horas en toda España y siempre hacemos un seguimiento personalizado», asegura. En 2004 abrió su tienda en El Atrio y en 2012 la primera versión de su web.

«El 90% de nuestras ventas son fuera de Asturias. Nunca pensé que alcanzaría estos resultados. Soy el primer sorprendido», comenta, ya que el e-comercio ya representa el 10% de su facturación. En 2014, LA VOZ DE AVILÉS-EL COMERCIO reconoció su web como la mejor de Asturias y ahora ya trabaja en la tercera versión, pensada para el comercio internacional.

La experiencia de Verónica Carbajal en La Oveja Negra Shop es diferente. Su comercio de moda se sitúa en Palacio Valdés, pero ella utiliza las redes sociales «como un escaparate», señala, tanto en Facebook (con 23.000 seguidores) como Instagram. «Atiendo todas las consultas y explico nuestro concepto. Es muy importante porque somos una tienda alternativa, con todo tipo de precios y resuelvo las dudas como en la tienda», resume. Actualmente trabaja en el diseño de una nueva página web.

Más

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos