Versalles vive la fiesta religiosa

Los vecinos portaron a hombros la imagen de la Virgen por las calles del barrio.
Los vecinos portaron a hombros la imagen de la Virgen por las calles del barrio. / PATRICIA BREGÓN

Los vecinos del barrio se vuelcan con la misa de calle y la procesión de la Santina| A falta de programa festivo, los actos religiosos congregan a numeroso público dispuesto a honrar la figura de su patrona

S. GONZÁLEZ AVILÉS.

Decenas de vecinos de Versalles salieron ayer a la calle para vivir sus particulares fiestas, las religiosas. A falta de un programa de ocio alternativo, que hasta ahora organizaba la asociación de vecinos del barrio, los más devotos de la Virgen de Covadonga, patrona del barrio, quisieron acompañarla en su paseo por las calles y rendirle así su particular homenaje.

Poco antes de mediodía, y a hombros de los vecinos, la imagen de La Santina procesionaba por las calles del barrio hasta llegar a la confluencia de las calles La Paz y Fruela, donde tendría lugar la misa de calle, oficiada por el cura Alfonso Abel. En estos actos religiosos participaron feligreses de las parroquias Cristo Rey de Versalles, San Agustín y La Magdalena. Aunque durante la homilía no se hizo referencia a la ausencia de fiestas, los allí presentes sí lo lamentaron. «Es una pena porque daba vida al barrio pero sin apoyo, la asociación tampoco puede tirar para adelante sola», explicaba ayer Marisa López, que acudió a la misa «como todos los años, esto sí que es sagrado», decía.

El sol hizo que los presentes buscasen sombra al cobijo de árboles, aleros de tejados o cualquier otro espacio para esquivar los rayos. Varios de los feligreses optaron por sacar de casa sus sillas para aguantar «más cómodos» la ceremonia. La misa, que se ofició sobre el escenario ubicado bajo la imagen de la Santina, comenzó con la intervención de una de las vecinas de la parroquia, que entre lágrimas agradecía a la Virgen.

El párroco tuvo también un recuerdo para el comienzo de esta festividad en el barrio, que este año cumplió 54 años. «Se cumplen cien años de que la Virgen de Covadonga fuera coronada canónicamente», recalcó Alfonso Abel, que apuntó que este hecho es el que convertirá el próximo año en año jubileo. A la Santina le pidieron por todos los vecinos y por la paz en el mundo antes de que esta emprendiese el viaje de vuelta al templo. La misa, que otros años continuará con más actividades, cerró la festividad de la patrona, con la esperanza de recuperar las fiestas el año que viene.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos