'Vespas' y 'lambrettas' se citan mañana en Carlos Lobo

'Lambretas' ayer en la plaza de Carlos Lobo. / MARIETA
'Lambretas' ayer en la plaza de Carlos Lobo. / MARIETA

La Scooter Liada arrancará a las doce del mediodía de este sábado desde El Espartal de Salinas, con paradas en Pulide y Callezuela

J. F. GALÁN AVILÉS.

«No somos 'moteros', somos 'escuteros', advierte Javier Pérez, portavoz del Club Liadas, organizador de una concentración anual de vespas y lambrettas que por tercer año consecutivo se celebrará en la comarca. Es la Scooter Liada. La cita es mañana sábado, una ruta por la comarca que culminará con una exposición y una serie de actividades en la plaza de Carlos Lobo.

Vespa y Lambretta son a las motos que el Seat 600 a los coches, los modelos que popularizaron su uso. Aunque sus orígenes se remontan a la década de los cuarenta, el 'boom' en España no llegó hasta la década de los sesenta y ahora, más de cincuenta años después, aún se mantiene vivo. Las unidades antiguas son objeto de culto y, una vez restauradas, su precio se dispara.

La concentración comenzará a diez de la mañana en el Espartal Club Center de Salinas, con sesión musical y tentempié antes de echarse a la carretera. Las motos comenzarán a rodar al mediodía, un paseo a ritmo tranquilo por carreteras secundarias, primero hacia el Alto de Pulide (Castrillón) para después dirigirse hacia Callezuela, la capital de Illas, con parada para recuperar energías. Una vez respuestas, vuelta a la carretera para completar el segundo y último sector, Illas-Avilés.

La llegada está prevista para las tres de la tarde, con aparcamiento en la plaza de Carlos Lobo. Los participantes podrán entonces compartir experiencias en una comida de hermandad en un restaurante cercano para después, en torno a las seis de la tarde, regresar a la referida plaza y disfrutar de un barril de cerveza cortesía de los hosteleros de la zona, de un sorteo de regalos y de la entrega de premios. Como colofón, concierto a cargo de la banda avilesina Acoustic Reason.

La inscripción cuesta veinticuatro euros y además de la comida incluya una camiseta conmemorativa. Podrán realizarse a partir de las diez de la mañana en el punto de salida, se admitirán un máximo de noventa y sólo se exige un requisito, acudir con una Vespa o una Lambretta, que está de aniversario. Se cumplen setenta años desde que Innocenti las introdujo en el mercado para competir, precisamente, con las Vespa de Piaggio.

Fotos

Vídeos