«'Vida y ficción' intenta romper la pose del escritor dando un discurso»

José Ovejero y Edurne Portela visionan su documental 'Vida y ficción'. /  MARIETA
José Ovejero y Edurne Portela visionan su documental 'Vida y ficción'. / MARIETA

Los escritores José Ovejero y Edurne Portela presentan su documental sobre literatura y escritores en el Ciclo Palabra en el Niemeyer

C. DEL RÍO AVILÉS.

Para Luisgé Martín escribir novelas representa un «desahogo», Rosa Montero lo atribuye a una pérdida material o inmaterial sufrida en la infancia, y para Antonio Orejudo es un producto de nuestro tiempo de ocio. Se lo contaron a los también escritores José Ovejero y Edurne Portela para el documental 'Vida y ficción', en el que han querido indagar en qué lleva a una persona a escribir y por qué se escribe aún en un tiempo en el que la literatura «cada vez vale menos» y que ayer presentaron en el Ciclo Palabra del Centro Niemeyer.

Por delante de su cámara pasaron una veintena de novelistas confesando qué los llevó a escribir, qué motiva sus temáticas e, incluso, qué piensan de la literatura española. ¿Conclusiones? Ninguna y todas. ¿Sorpresas? Muchas.

Los autores, que aparcaron el ordenador para ponerse por primera vez a grabar, montar y editar, explicaron tras la proyección que el único guión previo del documental había sido el conocimiento profundo de la obra del escritor y alguna pregunta elaborada sobre la misma. Durante la grabación, sin embargo, «fue muy bonito encontrar relaciones entre escritores en las que no habíamos pensado» y que les dio mucho juego a la hora de componer el relato audiovisual, relató Portela.

Confesaron que uno de los momentos de mayor desconcierto fue cuando juntaron a Sara Mesa y a Hipólito G. Navarro «porque nos interesaba que ambos hablaran sobre la construcción del personaje. Los de ella son oscuros, mientras que los de él son juguetones, pero se enfrentan a cuestiones importantes. La sorpresa fue cuando él 'puso caras' y dijo que no le interesaban demasiado los personajes, que le interesaba más el cuento y luego nos dio esa maravillosa reflexión sobre sus personajes», narró Portela.

Porque ese fue el objetivo desde el principio: entrevistar y descubrir a la persona y al autor que en las entrevistas al uso nunca aparece. Según Portela, «siempre hay una disociación entre vida privada y pública, a pesar de que cuando escribes está unido y eres siempre tú». Y en ese «intento de romper con la pose de un escritor dando un discurso», como lo definió Ovejero, grabaron confesiones y anécdotas que acercarán más a estos escritores a sus lectores. Algunos de los cuales estaban, ayer, en el Niemeyer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos