Dia vincula el cierre de secciones en el economato al verano y las vacaciones

Fotografía de archivo de un cliente accediendo al supermercado Dia, en Llaranes. / MARIETA

La empresa asegura que es una medida habitual y rechaza pronunciarse sobre la sentencia que la expulsa del edificio, recurrida y pendiente de resolución judicial

C. R. AVILÉS.

El Grupo Dia mantiene su silencio respecto al futuro de su supermercado en el antiguo economato de Llaranes, pero sí niega que lo esté desmantelando, tal como denuncian los trabajadores. Fuentes de la empresa aseguran que los cierres vespertinos de algunas secciones son circunstanciales y no son indicativos de ninguna decisión de futuro.

El cierre de la pescadería dos tardes a la semana es, al parecer, algo habitual. «Se trata de una situación normal de política comercial como sucede en otras muchas superficies comerciales», afirman. En el caso de la carnicería, el cierre se ha debido a las vacaciones del profesional que la atiende y que tan pronto como regrese volverá despachar por las tardes.

Similares razones explicarían los traslados de personal, «que no se han debido a la situación especial de esta tienda por el proceso judicial, sino a meros motivos de apoyo a otras tiendas por el incremento de la actividad de otras zonas por la estacionalidad». Aclaran que es algo que ocurre todos los veranos en localidades costeras, lo que obliga a reforzar algunos puntos que incrementan sus ventas, la mayoría en la costa, con personal de otros en las que baja el número de consumidores.

Asegura que es normal reforzar tiendas en localidades costeras con aumento de actividad

La reacción del Grupo Dia se produjo un día después de que los trabajadores trasladaran a los vecinos del barrio su inquietud por sus puestos de trabajo y recabaran su apoyo para futuras medidas de presión a Cofivacasa, entidad perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), propietaria del antiguo edificio de Ensidesa. El colectivo manifestó no tener ninguna información de primera mano sobre el particular y no contar, tampoco, con el apoyo de los sindicatos del grupo comercial.

Entre las medidas de apoyo a los empleados, los vecinos aceptaron enviar cartas a la SEPI pidiendo la subrogación de los trabajadores. Consideran que, en tanto que propietaria del inmueble, podrá incluir una cláusula en el contrato con el futuro arrendatario que, según se confirmó en el juicio celebrado en Avilés, es Vegalsa, la empresa gallega propietaria del supermercado Familia.

Esta pagaría mil euros más al mes por el alquiler del edificio (6.500) y, según se pudo advertir en el juicio, el acuerdo entre ambas entidades se encontraría bastante avanzado.

La plantilla teme que, en el caso de que se confirme la sentencia judicial que expulsa a Dia del antiguo economato y que está recurrida, no tendría posibilidades de recolocación en ningún supermercado. Y de haberla, sería incompatible con la conciliación familiar y ruinosa en términos económicos para los trabajadores.

Como es sabido, el Juzgado de Primera Instancia Número 6 de Avilés desestimó la demanda presentada por Grupo El Árbol, Distribución y Supermercados S. A. (Dia) contra Cofivacasa por el alquiler del antiguo economato de Llaranes. Dia quiere seguir gestionando el único supermercado del barrio y la SEPI prefiere un inquilino que pague más por la concesión.

El contrato de alquiler con El Árbol (ahora Dia) se firmó el 6 de octubre de 1995 por veinte años. En 2015 se comenzó a negociar un nuevo acuerdo y, mientras tanto, se firmaron tres prórrogas sucesivas el 31 de agosto, el 6 de noviembre y el 30 de diciembre, hasta la extinción definitiva del contrato el 29 de febrero de 2016. Desde entonces, Dia permanece en el economato y abona el alquiler, muchas de cuyas mensualidades ha consignado en el juzgado al negarse Cofivacasa al ingreso.

Para el juez, los correos electrónicos entre Dia y Cofivacasa no demostraban una relación contractual.

Fotos

Vídeos