Vocación cultural europea

Fabio Meazza y Anete Poluge, junto a Raquel Ruiz. /  MARIETA
Fabio Meazza y Anete Poluge, junto a Raquel Ruiz. / MARIETA

Anete Poluge y Fabio Meazza llegan de Letonia e Italia para participar en el Servicio Voluntario Europeo

S. GONZÁLEZ AVILÉS.

El Servicio Voluntario Europeo en Avilés cuenta desde hace dos semanas con dos nuevos integrantes. Anete Poluge y Fabio Meazza, de Letonia e Italia respectivamente, participan de manera activa en las actividades que organiza El Patio de Juventud. Permanecerán en la ciudad hasta finales de agosto y, hasta entonces, se encargarán también de organizar sus propios eventos y de llevar la difusión de las actividades en las redes sociales.

Ambos fueron recibidos ayer en el Ayuntamiento por Raquel Ruiz, concejala de Juventud, que les invitó a «disfrutar de la estancia y a seguir igual de motivados en todas las actividades en las que participen». Su estancia se enmarca en el programa de movilidad internacional Erasmus+. En el caso de Anete Polugue se enteró de la vacante gracias a uno de los encuentros de trabajo organizados desde la oficina 'Europa Aquí', mientras que Fabio Meazza buscaba actividades de este tipo en una de las asociaciones italianas juveniles. «Quería algo relacionado con el marketing y en la asociación creyeron que mi perfil era perfecto para el puesto», comenta el joven italiano.

En estas dos semanas ya han podido participar en varias actividades organizadas desde El Patio, entre ellas una noche de convivencia con los jóvenes avilesinos y visitas de alumnos de institutos para conocer de cerca el programa de Servicio Voluntario Europeo. Hasta agosto podrán desarrollar y participar en aquellos proyectos que más les interesen. Anete Poluge ya se ha apuntado al club de lectura 'Una habitación propia', estará presente en los grupos de conversación ya que domina varios idiomas y organizará sus propios eventos. «Tenía muchas ganas de venir. Me gusta mucho Avilés y su arquitectura, aunque para mí es una ciudad muy grande», comentaba la joven.

El idioma no es un problema para ninguno de los dos. Anete aprendió español en la universidad. «Sé algunas cosas aunque me cuesta bastante porque aquí hablan muy rápido. Tengo que acostumbrarme a las frases coloquiales», comentó la letona. Mientras que Fabio, más desenvuelto con el castellano, explicaba que «lo estudié en Italia y pregunté a varios amigos cómo hablar, pero ha sido estos días aquí cuando me he puesto a practicarlo».

El joven italiano, que estudió turismo, apostará por el marketing en su estancia. «Me encanta la ciudad, pero sobre todo que haya siempre algo que hacer. Me ha gustado mucho el cine de los martes», señaló. Él se encargará de grabar vídeos promocionales sobre las actividades de juventud y voluntariado. «Además las promocionaré en internet y llevaré las redes sociales», explica. Por otro lado, como amante del cine destacó que le gustaría participar, de forma activa, en el Festival de Cortometrajes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos