Windar se hace con un contrato en un parque eólico terrestre argentino

Piezas eólicas en el muelle de Valliniello. / MARIETA
Piezas eólicas en el muelle de Valliniello. / MARIETA

La empresa avilesina del Grupo Daniel Alonso instalará cien megavatios de potencia en Arauco II, desarrollado por capital público y privado

J. F. G. AVILÉS.

Windar Renovables continúa su expansión en el sector eólico. La empresa avilesina del Grupo Daniel Alonso se ha adjudicado un contrato para instalar cien megavatios de potencia en un parque eólico de Argentina, el Eólico Arauco II, en la provincia de La Rioja, construido con capital público y privado. Windar, con sede en el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) y en Fene (La Coruña), es una multinacional en toda regla con presencia en países como India, Brasil o México. La empresa avilesina fabrica torres para parques terrestres y marinos además de otros componentes de aerogeneradores así como estructuras para el mercado eólico, tales como monopilotes o jackets.

Windar ha constituido una unión temporal de empresas con el astillero público Navantia ganadora de importantes contratos en el sector de la eólica marina. Uno de ellos es Wikinger, un parque levantado en aguas alemanas del Báltico, desarrollado por otra compañía española, Iberdrola. Los aerogeneradores, de 222 toneladas de peso, 75 metros de altura y un rotor de 135 metros de diámetro, se asientan sobre pilotes construidos en el PEPA por Windar. Son grandes cilindros de 2,6 metros de diámetro, 33 de largo y hasta 100 toneladas de peso sobre los que, una vez enterrados en el lecho marino, se encajan las cuatro patas -una por pilote- que soportan las «jacket», grandes estructuras que a su vez soportan los aerogeneradores construidos por Navantia en Fene.

Windar y Navantia también trabajan en otros parques eólicos marinos. Entre ellos Hywind, en Escocia, a unas treinta millas de la costa, el primero flotante del mundo, y East Anglia One, en aguas británicas del Mar del Norte, igualmente desarrollado por Iberdrola. Hywind lo está por Statoil, la mayor compañía petrolífera de Noruega. En este caso, ambas empresas construyen plataformas flotantes que soportarán otros aerogeneradores de 3.500 toneladas, 90 metros de longitud y 14,5 de diámetro.

Windar también trabaja para Merkur, en Alemania, en este caso en alianza con otra empresa del Grupo Daniel Alonso igualmente asentada en Avilés, Idesa. El pedido es de sesenta y seis piezas de transición, el tramo que une el molino con el soporte anclado en el lecho marino que lo sustenta. Cada uno mide unos veinticinco metros de altura por 6,7 de diámetro y pesan del orden de veinticinco toneladas. Pueden verse el muelle de Valliniello, en la margen derecha de la ría, y son fácilmente identificables. Son amarillas, están en vertical, y las primeras unidades ya han sido embarcadas rumbo a Alemania.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos